Medalla conmemorativa de la campaña de Libia

Tabla de contenidos:

  • Italia
  • Conflicto: Campaña de Libia
  • Institución: A bordo del acorazado Dante Alighieri, 6 de septiembre de 1913
  • Antigüedad: 1922 – 100 años
  • Forma: Circular
  • Grabador: Luigi Giorgi
  • Fabricante: Stefano Johnson
  • Anverso: Perfil del Rey Víctor Manuel III mirando hacia la derecha, alrededor la leyenda VITTORIO•EMANUELE•III•RE•D’ITALIA y bajo el cuello la firma del fabricante S.J.
  • Reverso: La inscripción LIBIA, en el centro, rodeada de dos ramas de laurel.
  • Pasador de acción: 1922
  • Cinta:
  • Peso: 17 g
  • Tamaño: 32,3 mm diámetro
  • Grosor: 2,5 mm
  • Material: Plata

La Medalla Conmemorativa de las Campañas de Libia (Medaglia commemorativa delle campagne di Libia) fue una condecoración instituida por el Reino de Italia en 1913 para todos aquellos que habían participado en las campañas de guerra en Libia desde 1911; quedó obsoleta y no se suprimió hasta 2011.

Criterios de elegibilidad
La medalla se creó con la intención de premiar a los soldados del Ejército Real, las tropas coloniales y el personal civil y militar de la Marina Real Italiana que habían participado en las campañas de guerra en Libia o en los territorios dependientes del Imperio Otomano, tras la derrota de éste en la Guerra Italo-Turca que estalló en 1911 y terminó en 1912.

Cinta
La cinta estaba compuesta por seis franjas azules que se alternaban con cinco franjas de color rojo oscuro.

Pasadores de acción
Las bandas de bronce que se aplicaban a la cinta mostraban los años de campaña en los que se había servido. Las barretinas estaban permitidas para los años: «1912», «1912-13», «1913», «Fezzan/913», «1913-14», «Fezzan/913-914», «1914», «Fezzan/914», «1914-15», «1915», «Tripolitania/1915», «1915-16», «1916», «1916-17», «1917», «1917-18», «1918», «1918-19», «1919», «1919-20», «1920», «1920-21», «1921», «1922«, «1923», «1924», «1925», «1926», «1927», «Tripolitania 1927-1928», «1928», «1929», «Tripolitania 1929-1930», «1930», «1931» [sin fuente].

La medalla es muy similar a la medalla conmemorativa de la guerra italo-turca (1911-1912), de la que sólo difiere en el lema; la cinta también es idéntica.

Luigi Giorgi

Raffaele Evaristo Luigi Giorgi (1848-1912) fue un orfebre, escultor y medallista italiano, que fue grabador jefe de la Casa de la Moneda de Roma.

Biografía
Nacido en Lucca en 1848 y huérfano en 1856, Luigi Giorgi, que se quedó tuerto tras un accidente, fue aprendiz de un orfebre, un tal Panelli, mientras asistía al Instituto de Bellas Artes de Lucca, donde practicaba copiando las obras de los maestros -se dice que su padre Paolo también era orfebre y se había escapado de casa-. El director del Instituto, Sebastiano Onestini, se fijó en él y le animó. Adquirió una gran reputación como excelente retratista, lo que le valió la admiración de Leonardo Bistolfi y Pietro Canonica, con quienes trabajó.

Se dio a conocer a partir de la década de 1880 con una serie de medallas conmemorativas. Primero en Florencia, donde tuvo que grabar una medalla en honor a Garibaldi. A continuación, entre otras, la medalla de 1884 para celebrar el quincuagésimo aniversario del Risorgimento, y la del octavo centenario de la Universidad de Bolonia en 1888, con un retrato del rey Umberto en el anverso; también se produjeron otras medallas: Para el 400º aniversario de la muerte de Tasso (1898), para el centenario de Giacomo Leopardi (1898), para la muerte del rey Umberto (1900), para el 500º aniversario del nacimiento de Benvenuto Cellini (1900), para la muerte de Giuseppe Verdi (1901), etc.

Fue nombrado grabador jefe de la Real Casa de la Moneda de Roma en 1906, sucediendo a Filippo Speranza (1839-1903)3. Fue el autor de los tipos y grabados de las monedas actuales con el perfil de Víctor Manuel III, de las monedas de bronce de 1, 2 y 10 céntimos, y de las monedas de plata de 1 y 2 liras de los años 1908-1913, así como de las monedas de 2 y 5 liras acuñadas en 1911 para conmemorar el cincuentenario de la Unidad de Italia. Su nombre también aparece, junto con el de Domenico Trentacoste, en las monedas de oro acuñadas en 1910-1912 del tipo «trabajo» de 100, 50, 20 y 10 liras y en el tipo Cincuentenario de 1911.

En 1907 se convirtió en el primer director de la Scuola dell’arte della medaglia (Escuela de Arte de la Medalla) establecida en la Casa de la Moneda de Roma, cuyo nuevo edificio se inauguró en 1911.

Giorgi también diseñó monedas para los territorios coloniales italianos, incluida la serie de 1909-1913 para la Somalia italiana, y algunas monedas para los papas León XII y Pío X. Es poco probable que fuera el autor del retrato del general Yuan Shikai grabado para la moneda de 1 yuan de la República de China en 1919-1920, ya que un tocayo suyo, Luigi Giorgi (1880-1954), trabajaba en la Casa de la Moneda de Tientsin desde 1910.

Giorgi tenía un taller en Florencia; murió el 20 de agosto de 1912 en Roma de un ataque al corazón.

Campaña de Libia

La campaña de Libia emprendida entre 1913 y 1921 constituye una de las fases operativas posteriores a la guerra italo-turca para asegurar la paz y la soberanía italiana en la colonia libia. Con la firma del Tratado de Lausana, Libia pasó a estar bajo la administración civil y militar italiana (art. 2).

A la fase de guerra le siguieron medidas de carácter civil que tenían como objeto el conjunto de normas que debían aplicarse para proceder organizativamente a las necesidades de la colonia. Se dictaron disposiciones para la administración de los territorios de Tripolitania y Cirenaica y se iniciaron programas para reducir el número de tropas de la guarnición procediendo a las primeras desmovilizaciones. El 9 de enero de 1913 se crearon dos gobiernos separados, uno para Tripolitania bajo el mando del general Ottavio Ragni y otro para Cirenaica bajo el mando del general Ottavio Briccola. Los gobernadores, según la nueva normativa, pasaron a depender del Ministerio de Colonias. Además de la compleja serie de reglamentos centrales y periféricos que se aplicaron en ambas gobernaciones tras la conclusión de la guerra italo-turca, hubo una serie de problemas con las poblaciones árabes. El Tratado de Lausana concluido con Turquía no evitó la continuación de la acción ya desarrollada durante el conflicto por los emisarios y oficiales turcos que continuaron, incluso después de la firma del tratado, en su labor destinada a fomentar el desorden y levantar a las poblaciones árabes contra las autoridades italianas. De hecho, aunque las tropas turcas fueron repatriadas al final de la campaña, algunos oficiales, entre ellos Enver bey, permanecieron en Libia y se opusieron a las acciones del gobierno con el apoyo de la cofradía senussi.

Ampliación de las zonas de ocupación
Tripolitania
En septiembre de 1912, el general Ottavio Ragni, gobernador de Tripolitania, decidió extender la soberanía italiana a las grandes extensiones de territorio que aún no habían sido sometidas. Para lograr este objetivo desarrolló una intensa actividad propagandística destinada a someter pacíficamente a las tribus y a desarmarlas. Habiendo obtenido la colaboración de muchos jefes, el general Ragni decidió ampliar su acción hacia los territorios del interior desarrollando operaciones para la ocupación de las regiones de Gefara y Gebel Nefusa. Suani Ben Adem, Azizia, Fondugh ben Gascir, Zliten, Agelat y Zavia fueron sometidos sin dificultad y en diciembre de 1912 se ocupó la ciudad de Garian; La operación fue llevada a cabo por el general Clemente Lequio al mando de la 1ª División (23º y 82º regimientos, 11º regimiento de Bersaglieri, cuatro batallones alpinos – «Tolmezzo», «Feltre», «Vestone» y «Susa»-, un batallón del 52º regimiento, dos escuadrones de guías de caballería, 3º batallón eritreo, artillería y servicios. Poco después se conquistaron también Cussabat, Tarhuna, Sidi Ben Nur y Sirte, donde se establecieron y organizaron varias guarniciones y residencias.

Sin embargo, no faltó la oposición: el líder bereber Suleiman El Baruni, invocando la autonomía de Tripolitania, organizó la resistencia armada en los territorios bajo su control. Se iniciaron las negociaciones, pero en febrero de 1913 las tropas del general Ragni, sin autorización previa del Ministro de Colonias, ocuparon Beni Ulid. Descartada la posibilidad de nuevas negociaciones, para frenar a Suleiman El Baruni y restablecer la tranquilidad en los sectores afectados, la 1ª División conquistó Assaba el 23 de marzo, arrebatándosela a unos 5.000 árabes. La victoria conseguida permitió la ocupación de otras localidades de la meseta: se llegó a Kicla, Suadna, Iefren y Bir el-Ghnem. Habiendo obtenido la sumisión de muchos jefes y notables, la acción continuó en la meseta de Gebel, tomando el control de Nalut y en abril de algunos oasis, incluyendo Ez-Zintan, Jado, Giòsc y Gadames.

En los meses siguientes se agudizaron los contrastes entre el general Ragni y el Ministerio de las Colonias, de modo que el 1 de junio de 1913 el general Vincenzo Garioni fue nombrado gobernador de Tripolitania: se basó en un plan elaborado por su predecesor para ocupar el Fezzan. El teniente coronel Antonio Miani fue nombrado al mando de las tropas y se le unió para la acción política el capitán Hercolani Gaddi. El 19 de junio se ocupó Bu Ngnem, el 5 de julio Mizda y el 22 Socna. Esta última localidad se convirtió en una base de apoyo desde la que moverse para proteger las líneas de comunicación y los suministros de la columna principal, que seguía reuniéndose en Sirte. Tras haber completado con éxito las operaciones preliminares, Miani fue nombrado «Comisario del Gobierno a cargo de la ocupación y el gobierno del Fezzan» y se trasladó con su columna de Sirte a Socna el 26 de agosto.

Con la ocupación del Fezzan, la hostilidad de los líderes de la cofradía de los Senussi y de otras figuras locales influyentes provocó nuevos enfrentamientos en el este de la Sirtica; por ello, el mando italiano pretendía establecer comunicaciones entre Sirte y el Fezzan y eliminar los focos de resistencia existentes. En este contexto, el 3 de marzo, Ghat y la zauia senusita de Nufilia fueron ocupadas por un batallón libio, una escuadra savari, artillería y servicios. y al oasis de Ghat debía seguir el de Zella, lo que no se produjo.

En el verano de 1914, las condiciones de seguridad en los territorios tripolitanos empeoraron, dificultando el abastecimiento de la costa, mientras que el estallido de la Primera Guerra Mundial imposibilitó la continuación de la guerra, ya que las reservas fueron desviadas al frente abierto contra Austria-Hungría.

Cirenaica
En Cirenaica, al igual que en Tripolitania, la propaganda de los senussi y el apoyo prestado a la resistencia árabe por Enver Bey provocaron la hostilidad de la población, lo que hizo que la expansión territorial italiana fuera problemática. Al no poder actuar ofensivamente debido a las instrucciones dadas por el Gobierno Central, las tropas italianas se limitaron inicialmente a vigilar los principales centros costeros de Derna, Bengasi y Tobruk. Los árabes, por su parte, reunieron sus fuerzas y organizaron la resistencia en los campamentos armados de Benina, Arghub, Ettangi y Ras Mdauar. La intensificación de las acciones guerrilleras contra los puestos avanzados italianos permitió obtener el consentimiento del Ministerio de las Colonias para actuar contra las bases árabes. Una vez iniciadas las operaciones y conquistado el oasis de Suani Osma, se decidió proceder a la ocupación de toda la costa entre Bengasi y Derna. En consecuencia, el Gobernador de Cirenaica, el General Ottavio Briccola

emitió órdenes de planificar una acción de la División del General Giulio Cesare Tassoni en el Gebel central y oriental; de la 2ª División del General Felice D’Alessandro en el Gebel occidental y de las tropas de Derna en dirección a Ain Mara. En abril, el general Tassoni con la 4ª división especial desembarcó en Tolmetta y ocupó el-Merg y el-Abiar. Una columna al mando del general Mambretti, entrando en contacto con los batallones alpinos de Fenestrelle, Ivrea y Mondovì, recorrió entonces la región costera y logró unir las plazas de Derna y Cirene.

Casi al mismo tiempo, el 13 de abril, la artillería enemiga abrió fuego desde el campamento de Benina contra las fortificaciones de Bengasi. La amenaza fue respondida por la 2ª división del general D’Alessandro[28] que, con unos 6.000 hombres, destruyó la base adversaria alcanzando y ocupando, el 23 y el 26 de abril de 1913, las localidades de Er-Regima y el-Abiar. En los primeros días de mayo, el general D’Alessandro, tras algunos combates, entró en contacto con la 4ª División del general Tassoni, que continuó sus operaciones y conquistó Maraua, Sira y Slonta. Unas semanas más tarde, en el sector de Derna, se decidió eliminar el campamento armado de Ettangi[29]. Esta operación condujo, el 15 de mayo, a la batalla de Sidi Garbaa, donde el general Ettore Mambretti sufrió una dura derrota. Las tropas de la 4ª división (Tassoni) se dirigieron hacia Cirene y Apolonia, donde la división, según las órdenes recibidas, se detuvo y organizó una base a la espera de refuerzos.

El general Ottavio Briccola, incapaz de entablar negociaciones, también por razones de prestigio debido a la derrota sufrida en Sidi Garbaa, el 1 de junio de 1913 dio a los comandantes de la 4ª división (Tassoni) y de la 8ª división (Salsa) la orden de atacar el campamento de Ettangi situado cerca de Derna; este campamento fue conquistado el 18 de junio sin encontrar resistencia[30]. Las tropas, mientras continuaban su acción, tomaron posesión del oasis de Martuba, considerado estratégicamente importante para el control del territorio entre Derna y Bomba. En el mismo período, la 4ª división (Tassoni) conquistó el campamento árabe de Zauiet El Faidia, mientras que el 18 de julio el general Tommaso Salsa atacó Ras Mdauar. En septiembre, el general Alfonso Torelli,[31] con tropas del sector de Cirene, atacó y conquistó el campamento de Tecniz[32]. La destrucción de los campamentos de Sidi Garbaa, Ettangi, el Mdauar, Zauiet El Faida, Tecniz y el de Ain Bu Scimal[33] destruido en septiembre por las tropas de la 4ª división, no permitió la pacificación de Cirenaica. La temporada de lluvias supuso una pausa en las operaciones, mientras que el 23 de octubre de 1913, el general Giovanni Ameglio sustituyó al general Ottavio Briccola como gobernador de Cirenaica[34] El nuevo gobernador actuó inmediatamente en un intento de llegar a acuerdos con los senussi y poner fin a todas las hostilidades en la colonia. Al intensificarse los asaltos e incursiones árabes en noviembre, el general Ameglio decidió actuar ofensivamente utilizando columnas móviles que consideraba más adecuadas para hacer frente a la actividad guerrillera. Las acciones desarrolladas permitieron ocupar en la zona de Cirene los campamentos de El Arghub y Slonta[35]. En febrero, en el territorio hasta la frontera de Sirtica, fue atacado el campamento de Esc Scleidima. Otra columna al mando del general Antonio Cantore[36] operó en la zona de Merg para continuar sus acciones en el sur de Bengala hasta la ocupación final de Agedabia y Zuetina[37] Una vez alcanzados sus objetivos y ocupados los principales campamentos enemigos de Argub, Tecniz y Agedabia, las fuerzas adversarias se vieron obligadas a refugiarse en Gebèl. Durante 1914 continuaron las acciones de varias columnas, infligiendo una aplastante derrota entre el 9 y el 10 de septiembre a los árabes atrincherados en el campamento de Kaulan[38] El complejo de operaciones desarrollado en 1913 y 1914 tuvo como resultado la destrucción de todos los campamentos armados en Cirenaica y, por tanto, limitó la resistencia árabe a modestas incursiones contra caravanas y transportes.

Estallido de la Primera Guerra Mundial
Al comenzar la Primera Guerra Mundial en 1914, Turquía se puso del lado de los Imperios Centrales en otoño de ese año (5 de noviembre de 1914) y participó en el conflicto. Al mismo tiempo, el sultán Muhammad V proclamó la Guerra Santa, facilitando la acción de los agentes turcos que estimularon la sublevación de las poblaciones árabes en Libia y otros estados islámicos[39] con el apoyo, una vez más, de la cofradía senusí, interesada en mantener su dominio en las zonas egipcias[40] y libias. En Tripolitania, las incursiones y ofensivas enemigas cortaron rápidamente la comunicación entre las guarniciones de Fezzan y Tripolitania. También en Cirenaica, en vísperas del estallido de la guerra mundial, fue necesario poner a las tropas a la defensiva suspendiendo algunas acciones contra el contrabando. Las noticias procedentes de Tripolitania y la proclamación de la Guerra Santa excitaron los ánimos provocando un incremento relevante de las incursiones y ataques a las guarniciones aisladas[41] La falta de tropas disponibles para frenar las acciones ofensivas árabes y la escasa posibilidad de contar con refuerzos desde Italia,[42] obligaron a los gobernadores de Tripolitania y Cirenaica a revisar la dislocación de las guarniciones en el territorio procediendo al desalojo de las más avanzadas.

Tripolitania
El gobierno de Tripolitania dirigido por el general Luigi Druetti[43], al ver la extensión de la ofensiva árabe, emitió una orden a las guarniciones de Fezzan y de los oasis sirios para que se concentraran en Brach. Una vez confirmada la orden, comenzó la retirada de las guarniciones más alejadas, incluida la de Ghat, mientras que, para reducir la presión árabe, una columna de 700 hombres al mando del coronel Miani avanzó cerca del oasis de Zella y luego regresó a Murzuch sin éxito. El 28 de noviembre, contingentes árabes atacaron las guarniciones de Sebha y Ubari. La guarnición de Sebha, sorprendida por los rebeldes, fue aniquilada; la de Ubari, asediada por las fuerzas enemigas, no pudo retirarse hacia Murzuch. El coronel Miani, por su parte, durante la evacuación de Murzuch, abandonó Brach el 11 de diciembre y se retiró a Socna, donde llegó el 21. La columna de Miani, con unos 1.200 hombres en su comitiva, llegó a Misurata, donde se disolvió después de intensos combates en la zona de Bu Ngem[44] La retirada de Fezzan constituyó la primera fase de la retirada generalizada de las tropas italianas de las guarniciones de Tripolitania. El último en abandonar el Fezzan fue el de Ghat. La rebelión se extendió también al Gebèl y a la Sirtica, y a finales de 1914 las tropas presentes en Gadames, Nalut y Sinaum se retiraron hacia la costa.

Habiendo cambiado la estrategia inicial de abandonar las zonas más expuestas, el nuevo gobernador de Tripolitania Giulio Cesare Tassoni[45] en un intento de mantener la situación bajo control, decidió reocupar Gadames que fue tomada en enero de 1915. En febrero de 1915, a pesar del abandono de Socna por parte de la guarnición que se vio obligada a retirarse hacia Beni Ulid, el general Tassoni ordenó que se defendieran todas las localidades que aún estaban en posesión italiana al sur del Gebel, desarrollando entonces acciones de apoyo cerca de Mizda, en la región de Orfella y en la Sirtica, pero sin resultados. La columna al mando del coronel Gianinazzi, que operaba en Ghibla, se enfrentó a los rebeldes en el Uadi Marsit, mientras que la columna al mando del coronel Miani, en la Sirtica, fue sometida a una dura prueba en la batalla de Gasr Bu Abi[46] Ambas columnas, tras sufrir grandes pérdidas, se vieron obligadas a regresar a sus bases de partida. Los reveses sufridos no ayudaron a la tarea del gobernador que, a pesar de haber obtenido refuerzos,[47] no estaba en condiciones de ayudar a las guarniciones del interior, por lo que dio órdenes de evacuación aunque intentó facilitar la retirada de las guarniciones con la intervención de columnas móviles. La guarnición de Tarhuna,[48] incapaz de recibir suministros, abandonó el fuerte y fue destruida casi por completo; la de Beni Ulid se vio obligada a rendirse; las de Misurata y Tauorga consiguieron retirarse, pero otras guarniciones quedaron completamente aisladas. La orden de repliegue de todas las guarniciones del interior no llegó a tiempo a los comandantes. Las guarniciones de Mizda y Cabao no estaban en condiciones de resistir; la guarnición de Iefren inició su retirada hacia Zavia, abandonando la mayor parte de su equipo por el camino; las guarniciones de Giosc y Fessato llegaron a Zavia diezmadas; la guarnición de Nalut, en retirada, fue atacada y semidestruida[49] La guarnición de Garian, en cambio, consiguió afortunadamente llegar a Trípoli sin pérdidas. Los días 16 y 17 de julio, las guarniciones de Azizia y Suani Beni Adem evacuaron hacia Gargaresch; el 19 de julio, la guarnición de Gadames abandonó el fuerte y se retiró a territorio tunecino. En los mismos días también retrocedieron las guarniciones de Zliten, Zuara y zonas vecinas. Una vez concluidas las operaciones de evacuación, la ocupación italiana se redujo a las bases costeras de Trípoli, Misurata Marina, Homs y Zuara[50].

Cirenaica
También en Cirenaica, la escasez de tropas hizo imposible dirigir las guarniciones con seguridad, por lo que fue necesario despejar las guarniciones de el-Gubba y el-Abiar. La actividad ofensiva árabe se intensificó gracias también a la considerable afluencia de armas y materiales desde la frontera egipcia. Para contener el empuje de las fuerzas senusitas, el gobernador general Tassoni ordenó a las zonas dependientes batir el territorio con columnas móviles destinadas a destruir los campamentos senusitas. La actividad operativa de las columnas comenzó simultáneamente a principios de marzo de 1915. En la zona de Cirene, entre el 17 y el 18 de marzo, el coronel Latini inició acciones de rastrillaje en los territorios de Sidi el-Homri y Slonta. En la zona de Merg, otra columna al mando del coronel Martinelli operó del 11 al 19 de marzo, destruyendo el campamento enemigo de Gerdes. En la zona de Bengasi, el general Giuseppe Moccagatta[51] marchó entre el 7 y el 15 de marzo para alcanzar y destruir el campamento de Uadi Gamra. Otra columna intentó el 13 de marzo atacar el campamento de Agedabia sin conseguir el resultado esperado. En mayo, para evitar pérdidas similares a las de Tripolitania, se ordenó la evacuación de todas las guarniciones de Cirenaica.

Así, la guarnición de Esc Scleidima fue evacuada, en junio la de Esc Scechaneb, en julio la de Zuetina y finalmente, en octubre, las de Tecniz, Zavia, el Gsur, el Guba, Ain Mara, el-Abiar y Sidi Garbàa. La limpieza de las bases se llevó a cabo según un plan organizado en etapas consecutivas. Las tropas pudieron así reforzarse en las zonas de mayor interés estratégico, manteniendo el control sobre la parte más importante de la meseta cirenaica y la franja costera. Sin embargo, algunas posiciones avanzadas en los sectores de Benghazi, Merg, Cyrene, Derna y Tobruch permanecieron guarnecidas.

Declaración de guerra a Turquía
Mientras tanto, Italia se enfrentaba a otros graves problemas, como la decisión sobre su participación en la guerra mundial. El 24 de mayo de 1915, abandonando la neutralidad, declaró la guerra a Austria-Hungría y, el 25 de agosto del mismo año, a Turquía[52] El estado de beligerancia con Turquía dio paso a que las fuerzas turcas en Libia lucharan en campo abierto contra las tropas italianas, obteniendo importantes suministros de armas y materiales enviados a Misurata y otras localidades costeras por los submarinos alemanes. [53] La extensión de los territorios libios, la guerra en el mar que redujo la capacidad de abastecimiento, las limitadas fuerzas disponibles y la actitud negativa del general Luigi Cadorna, hostil a comprometer tropas en Libia y en los teatros de operaciones secundarios,[54] no permitieron contener eficazmente la ofensiva árabe. Para hacer frente a las numerosas necesidades de la colonia libia se decidió gestionar la situación a través de una autoridad de mando única, en julio de 1915, el general Tassoni fue sustituido por el general Giovanni Ameglio en el gobierno de Tripolitania y Cirenaica[55] En 1917 surgieron nuevos problemas tras la derrota italiana en Caporetto[56] De hecho, al anunciarse la noticia con proclamas y comunicados, se extendieron los rumores de que Italia se vería obligada a pedir la paz y abandonar Tripolitania.

Operaciones en Tripolitania y Cirenaica
Tras la retirada de las guarniciones de la costa tripolitana y el abandono de Zuara en julio de 1915, la ocupación italiana se limitó a Trípoli y Homs. Tras la retirada en 1914 del 17º escuadrón de Farman, los italianos se quedaron sin fuerza aérea, pero en septiembre de 1915 llegó un destacamento de 3 Farman llamado escuadrón de Trípoli. En 1916 la situación seguía siendo difícil, ya que continuaban produciéndose enfrentamientos de diversa importancia debido a la presencia de numerosas fuerzas turco-árabes abastecidas por el contrabando del sector de Zuara y los submarinos alemanes con base en Misurata[57].

Tras reocupar Zuara en mayo de 1916, varios campamentos armados en los oasis de el-Agelat y Sorman fueron atacados y dispersados en agosto. El 2 de octubre el 12º Escuadrón Caproni llegó al aeródromo de Mellaha y el 10 de octubre las Secciones Farman que se habían convertido en dos pasaron a ser el 104º Escuadrón Farman de Defensa también en Mellaha. El 22 de diciembre nació la 3ª Sección de la 104ª. Entre enero y septiembre de 1917, para mantener las conexiones en la región entre Zuara y Trípoli, el general Giovanni Ameglio decidió llevar a cabo una serie de operaciones que condujeron a la reconquista de Sidi Bilal, destruyendo el 20 de septiembre de 1916 también el campamento árabe-turco de Fondugh Ben Gascir.[58] El 26 de octubre, los Caproni del 12º escuadrón bombardearon Fonduq el Scerif (cerca del aeropuerto de Trípoli).[59] El 1 de septiembre de 1917 nació el 106º escuadrón Farman de Trípoli.

En 1916, en Cirenaica, la ocupación se limitó a una franja costera entre Ghemines y la frontera egipcia y se dividió en cinco comandos de zona (Bengasi, Merg, Cirene, Derna, Tobruk) con una fuerza total de unos 40.000 hombres[60] Las zonas bajo control italiano fueron contrarrestadas por numerosos campamentos armados senusitas, algunos de los cuales se encontraban cerca de las obras de defensa. La situación siguió siendo difícil, pero mejoró considerablemente debido a la derrota de las tropas senusitas-turcas en Egipto[61] Los británicos, interesados en mantener tranquilos los territorios egipcios bajo la influencia de la cofradía, iniciaron negociaciones con los senusitas, que condujeron a la firma de acuerdos en el-Acroma, a los que también se adhirieron los representantes del Reino de Italia. Con el Modus Vivendi, de el-Acroma, (17 de abril de 1917)[62] el gobierno italiano otorgó grandes concesiones; al jefe de la cofradía senussi se le concedió el título de emir y la posibilidad de mantener importantes formaciones armadas. En enero de 1918 se creó la 21ª Sección de la FBA para Libia en Homs equipada con FBA Tipo H que en primavera se convirtió en la 1ª Sección que con la 2ª y la 3ª en mayo crearon el 286º Escuadrón de Trípoli, con una sección en Homs, sumándose a la 3ª Sección de la FBA para Libia nacida en abril de 1918.

La situación italiana en Libia al final de la guerra
Hacia finales de 1918, las fuerzas italianas en Libia se encontraban principalmente en una posición defensiva. En Cirenaica la situación se estabilizó con el Modus Vivendi de el-Acroma. En Tripolitania, por el contrario, las tropas continuaron guarneciendo los campos atrincherados de Trípoli, Homs y otras zonas de importancia estratégica, entre ellas Zuara, como resultado del acalorado conflicto[63] Era esencial liberar las líneas de comunicación de la presión árabe y permitir la elasticidad de la defensa, por lo que el general Vincenzo Garioni,[64] llevó a cabo algunas redadas entre agosto y noviembre de 1918, seguidas de otras acciones ofensivas sobre Misurata y en el oeste de Tripolitania. A principios de septiembre la aviación realizó bombardeos sobre Zavia, Garian, Suani Beni Adem, Zliten y el sur de Zanzur[65] La acción de la aviación fue seguida por la terrestre: en septiembre una fuerte columna, que salía de Zuara, sorprendió el campamento rebelde de Gasr Tellil mientras que en enero de 1919 una columna atacó y dispersó fuertes núcleos enemigos en Zanzur.

Mientras tanto, las hostilidades con el Imperio Otomano habían cesado formalmente con la firma del Armisticio de Mudros (30 de octubre de 1918). Sin embargo, la derrota de Turquía y sus aliados no contribuyó a aplacar la hostilidad árabe ni a restablecer inmediatamente la paz en el teatro de operaciones libio. De hecho, en Tripolitania los líderes locales intensificaron las iniciativas y acciones ofensivas para obtener la autonomía. El 16 de noviembre, en Cussabat, los principales líderes disidentes decidieron constituir un gobierno provisional (el Jamaury) y poner a Ramadan Sceteui a la cabeza.

Operaciones de guerra, negociaciones y acuerdos
Tripolitania
Al final de la guerra mundial, los turcos y los alemanes dejaron en territorio libio la mayor parte del material de guerra almacenado en sus bases. Los líderes árabes de Tripolitania se apoderaron de ellos, continuando las hostilidades y convirtiendo a Misurata[66] en su centro de mando, desde donde desarrollaron ataques contra las tropas italianas e incursiones contra las poblaciones árabes sometidas. El gobierno de Roma ordenó entonces poner fin a todas las negociaciones con los líderes rebeldes, mientras que al general Garioni se le prometieron importantes tropas que llegaron a principios de 1919, lo que permitió la formación de las divisiones 38ª y 81ª, a las que más tarde se añadió la 1ª División de Asalto comandada por el general Ottavio Zoppi, el 89º Escuadrón en Homs[67] y el 90º Escuadrón en Mellaha[68]. [69] Los refuerzos obtenidos permitieron planificar nuevos ciclos operacionales identificando como objetivo la reocupación del Gefara entre Trípoli y Azizia. Una columna al mando del coronel Mazzetti ocupó Gars Tellil y Zavia y continuó hacia Zanzur, dispersando las formaciones árabes por el camino. El Gobernador, tras conocer la existencia de concentraciones de árabes armados en Bir Terrina, Suani Beni Adem, Fondugh Ben Gascir y Bir el Tueta, decidió planificar nuevas operaciones de policía colonial en Tripolitania Occidental utilizando las divisiones 38ª y 81ª. Mantuvo la División de Asalto a su disposición hasta que pudo actuar en Misrata. Sin embargo, la operación se canceló debido al acuerdo alcanzado el 16 de abril de 1919 por el Buró Político de Trípoli con los líderes rebeldes. Los acuerdos aprobados por el gobierno central y ratificados en Chàllet Zeitùni (mayo de 1919),[70] fueron seguidos por la promulgación del Estatuto de Libia (junio de 1919)[71] mencionado en la Ley Básica de Tripolitania del 1 de junio de 1919. Según los acuerdos, se permitió a los líderes árabes mantener los núcleos armados mientras se planificaba el desarme del resto de la población de forma gradual. También se crearon campamentos armados bajo las órdenes de los comandantes y se organizaron misiones de enlace con oficiales italianos y pequeñas guarniciones en el Gebel, Tarhuna, Beni Ulid, Misurata y Sirte. Sin embargo, en los primeros meses de 1920 se produjeron ataques contra las guarniciones italianas, incluida la de Sirte, mientras que las de Misurata y Beni Ulid se vieron obligadas a retirarse. Además, para dar a Tripolitania plena independencia política, los dirigentes crearon un Comité de Reformas,[72] dirigido por Ramadan Sceteui, solicitando el apoyo de los parlamentarios italianos. A finales de 1921, la ocupación italiana en Tripolitania se limitaba a los oasis costeros de Trípoli, Homs, Zuara y Azizia. Los bereberes expulsados de sus territorios en el Gebel Nefusa retrocedieron a Zuara para mantenerse bajo la protección italiana. Todos los jefes de las poblaciones de Sirtica, Misurata, Zliten, Sahel, Msellata de Tarhuna, Garian, Zintan y Zauia se unieron al Comité de Reformas[73].

Cirenaica
En Cirenaica, los acuerdos alcanzados con el Modus Vivendi de el-Acroma permitieron mantener la ocupación de forma pacífica. El 31 de octubre de 1919, en coherencia con lo conseguido en Tripolitania, se concedió el Estatuto de Libia, que no dio sus frutos. En 1920 se anularon los acuerdos de el-Acroma, llegando a los de Er-Regima el 15 de octubre de 1920[74]. A pesar de la no ejecución de estas obligaciones, al año siguiente con el acuerdo de Bu Mariam se dieron al emir nuevas concesiones en dinero y la posibilidad de establecer campamentos mixtos en los que se colocaran sus regulares junto a tropas italianas[75].

Conclusión de la campaña
Tras firmar acuerdos con los dirigentes de Tripolitania y con los senusíes de Cirenaica, las divisiones italianas enviadas a Libia regresaron en su mayoría a Italia y fueron desmovilizadas. En Libia, sólo quedaron las tropas estacionadas en las bases más importantes. Sin embargo, la posibilidad de una paz duradera se desvaneció rápidamente, ya que las obligaciones asumidas en las negociaciones y los tratados firmados fueron violados en varias ocasiones. En Cirenaica, las crecientes exigencias de los senusíes provocaron el deterioro de las relaciones con la cofradía. En Tripolitania, las crecientes demandas de autonomía formuladas por los dirigentes de la colonia[76] y no aceptadas por el Gobierno provocaron la reanudación de las acciones ofensivas y las incursiones que también golpearon a las guarniciones situadas en los lugares más avanzados. Muchos oficiales de enlace también fueron capturados y mantenidos en cautiverio durante largos periodos de tiempo y, al no poder defenderse, fueron obligados a rendirse. En diciembre de 1921, los jefes tribales de Tripolitania presentaron la solicitud de extender la autonomía concedida a los senusíes en Cirenaica, a través del Emirato, también a su territorio. Esta petición, destinada a la anulación progresiva de la soberanía italiana, no fue atendida, ya que el nuevo gobernador Giuseppe Volpi reabrió las hostilidades y ocupó Misurata por iniciativa propia.

La segunda guerra contra los Senussi
A la guerra declarada le siguió la guerra de guerrillas. Por lo tanto, era esencial mantener grandes fuerzas en pie de guerra y proceder en ambas gobernaciones con una serie de operaciones militares destinadas a eliminar los focos de resistencia, consolidar el dominio italiano, completar la ocupación territorial, establecer nuevas bases logísticas y reorganizar las guarniciones en las zonas ocupadas. La guerra de guerrillas de los senussi continuó durante varios años.

Una vez iniciada la nueva fase operativa, caracterizada por numerosos y difíciles ciclos de gran policía colonial, la conquista completa del territorio y la paz no se alcanzaron hasta finales de 1931.