Orden de la Legión de Honor

  • Francia
  • Periodo: Restauración borbónica de Francia
  • Creación: 19 de mayo de 1802 por Napoleón Bonaparte.
  • Primera concesión: 15 de julio de 1804
  • Grado: Legionario (actual Caballero)
  • Tipo: Tercero de cuatro creados en época de Napoleón Bonaparte. Primero con corona móvil.
  • Antigüedad exceptuando el escudo central: Entre 1808 y 1809 (213 a 214 años)
  • Antigüedad del escudo central: 1814 208 años
  • Modelo: Por la marca de punzón de plata de París grabado en la anilla, la ausencia de bolas en las diez puntas de la estrella y el tipo de corona, se sabe que es una pieza realizada entre 1808 y 1809 siendo emperador Napoleón Bonaparte, posteriormente adaptada con la imagen de los borbones, cambiando los escudos centrales. Fue el modelo más extendido bajo el Primer Imperio, realizado por un único fabricante satisfaciendo las necesidades de estandarización exigidas por el Emperador.
  • Forma: Diseño inspirado en la cruz de la Orden del Espíritu Santo. Es una estrella con cinco rayos dobles. Los rayos están conectados por una corona compuesta de hojas de roble (derecha) y laurel (izquierda) y cuyos extremos inferiores, entrecruzados, están unidos por un lazo. La estrella está suspendida de una corona real.
  • Anverso: En el centro el busto de perfil del Rey Enrique IV (primer rey de la casa de los borbones en Francia), rodeado por un círculo azul, con las palabras HENRY IV ROI DE F ET DE N (Enrique IV Rey de Francia y Navarra).
  • Reverso: En el centro el escudo de la Casa de Borbón (solo queda el lacre que le daba cuerpo), rodeado por la inscripción HONNEUR ET PATRIE (Honor y Patria).
  • Anilla: Punzón de plata de París
  • Cinta: heredada de la orden militar de Saint-Louis
  • Peso: 15 g
  • Grosor: 5 mm la estrella – 8,9 mm la corona
  • Medidas: 37,3 x 58,5 mm
  • Material: Plata, ¿oro? y esmalte

Marca de punzón para plata

El punzón (poinçon) que se aprecia en la anilla corresponde a las pequeñas piezas de plata maciza manufacturadas en París, un pequeño haz de líctores con la hoja de hacha arriba a la derecha, según el nuevo sistema de punzones para plata maciza establecido por la Ley de 19 de Brumario del año VI (Ley del 9 de noviembre de 1797), que fue utilizado desde el 19 de junio de 1798 hasta el 1 de septiembre de 1809.

A partir del 1 de noviembre de 1809 sufrió una modificación, ubicando la hoja del hacha arriba en el centro o abajo a la derecha, que estuvo en uso hasta 1819 año en el que desapareció.

Esto indica que la pieza fue fabricada entre el año de fundación de la orden, 1804 y 1809 fin del uso del punzón con el que fue marcada.

Introducción a la orden

La Orden Nacional de la Legión de Honor (Ordre national de la Légion d’honneur) es una condecoración concebida para ser entregada en vida o con carácter póstumo a civiles y militares por sus méritos y siempre que fuesen activos defensores de la libertad y de la igualdad. La orden de la Legión de Honor reúne a todos aquellos que pueden reivindicar acciones de gran valor forjadas por méritos propios. 

Es un premio al mérito individual. Este principio es un fuerte símbolo del espíritu resultante de la Revolución Francesa y sustituye el reconocimiento del mérito personal por el privilegio del nacimiento. La orden de la Legión de Honor crea así una vasta comunidad de hombres y mujeres tratados en pie de igualdad, al margen de cualquier consideración social o profesional.

Origen e historia

La Legión de Honor nació el 19 de mayo de 1802 por voluntad del Primer Cónsul, Napoleón Bonaparte, en un contexto hostil. Luego de largas discusiones en el Consejo de Estado, fue aprobada por 56 votos contra 38 en el Tribunado y 166 votos contra 110 en el Cuerpo Legislativo.

La nueva institución se enmarca en el amplio programa de reordenación del Estado, del mismo modo que el Código Civil, el Consejo de Estado, el Tribunal de Cuentas, el órgano prefectural o las Grandes Ecoles.

Bonaparte es consciente de la necesidad de restablecer un completo sistema de recompensas, inspirado en las antiguas órdenes honoríficas barridas por la Revolución, pero respetuoso de la igualdad entre los ciudadanos.

Un visionario Bonaparte persiguió tres objetivos:

  • Reconciliar a los franceses agotados por diez años de inestabilidad política y conflictos militares.
  • Unirlos en torno a un ideal común: honor individual y honor nacional
  • Unir el coraje de los militares con el talento de los civiles, como fuerte símbolo de un estado poderoso y unificado.

Lo que anuncia la creación de la Legión de Honor es mayor: sin privilegios, sin exenciones, sin recompensas, sino el reconocimiento del único mérito individual adquirido y no transmitido.

Primera entrega de la insignia de la Legión de Honor por parte de Napoleón en la iglesia de los Inválidos, 15 de julio de 1804 © MLH

Desde los primeros ascensos, Napoleón condecoró, según sus propias palabras, tanto a “sus soldados como a sus eruditos”. Mariscales del Imperio (Berthier, Soult, Ney, Murat, Lannes, etc.) y veteranos de campañas revolucionarias se codearon con figuras civiles: altos funcionarios, magistrados (Brillat-Savarin), médicos (Corvisart), industriales (Oberkampf, Delessert ), científicos (Cuvier, Monge, Montgolfier), pero también artistas (David, Gros, Gérard, Houdon), arquitectos (Fontaine y Peyre), músicos y escritores.

Hasta el Segundo Imperio, los militares representaban alrededor del 75%, aunque la orden se fue abriendo progresivamente a otros mundos, en particular a la artesanía, la pequeña industria y el comercio de la zona.

Bajo Napoleón III, la Legión de Honor refleja aún más fielmente la sociedad francesa y todas las actividades del país ahora están representadas allí, reflejando en particular el auge de la industria y el desarrollo de las obras sociales.

A principios del siglo XX, los legionarios franceses sumaban poco menos de 45.000. Todo cambió durante la Primera Guerra Mundial. Por los innumerables sacrificios y actos de valor que generó, la guerra de 1914-1918 impuso una modificación de los criterios para la concesión de la Legión de Honor y un aumento del número.

Este aumento de número se verá reforzado con cada nuevo conflicto, la Segunda Guerra Mundial, Indochina y Argelia. En 1962, la orden tenía 320.000 miembros.

Fue para poner fin a esta inflación que socavaba el prestigio de la Legión de Honor que el General de Gaulle en 1962 inició una importante reforma del sistema de condecoraciones nacionales. Para la Legión de Honor, se promulga un código, síntesis de la legislación anterior, y se fija un número máximo de condecorados vivos (125.000 personas).

La Legión de Honor sigue adaptándose a los cambios de la sociedad. En 2007 se han adoptado diversas medidas: aplicación de la paridad estricta entre hombres y mujeres en las promociones civiles, creación de una promoción de voluntariado asociativo y puesta en marcha del procedimiento de iniciativa ciudadana, que autoriza a una persona a solicitar la admisión en la orden de uno de sus conciudadanos merecedores.

En 2017, la reforma de las órdenes nacionales reafirma los principios de universalidad y mérito de la Legión de Honor e impone una reducción del número de condecoraciones.

Evolución

Categorías

La Gran Cruz está limitada a 80 miembros; Gran Oficial, 200; Comandante, 1.000; Oficial, 4.000; Caballero, ilimitado.

El propio Napoleón Bonaparte hizo unas 48.000 nominaciones. Los extranjeros incluidos en las categoría de más alto nivel que los Chevalier, son supernumerarios. La promoción de una a otra categoría se hace según la hoja de servicio del destinatario de la Orden; sin embrago por servicios extraordinarios puede accederse directamente a cualquier nivel de ella. Los propios cambios en la historia francesa han ido determinando a lo largo del tiempo el contenido de la insignia de la Legión de Honor. Originalmente, la estrella de la Orden ostentaba la efigie de Napoleón orlada por una corona de hojas de laurel y roble, mientras el otro lado se encontraba un águila que sostenía un rayo con el lema blasonado Honneur et Patrie.

Durante la primera restauración, Luis XVIII, en 1814, reemplazó la imagen de Napoleón por la del rey Enrique IV de Francia, y en el otro lado introdujo el emblema de la flor de lis real. En 1870, Napoleón III restauró en parte la insignia original, aunque sustituyó la antigua efigie de Napoleón por la de una mujer que representa la República. En la insignia de la Legión esta cabeza está orlada con la inscripción République Française; al reverso, sobre una banda tricolor, se cosigna el lema Honneur et Patrie.

Estudio sobre la orden de Tommaso Cherubini