«No es eso, no es eso, Sr. obispo»

Los católicos estamos educados en la fiel obediencia a nuestro obispo, sea éste  el que fuere. Por eso acogemos a  monseñor Lorca Planes, nuevo obispo de la Diócesis de Cartagena, con la filial sumisión que corresponde al sucesor de Pedro en nuestro ámbito.
Pero nuestro ámbito, su ámbito, no alcanza a valorar  -en los pocos días que lleva al frente de la Diócesis- el alcance que la marcha del obispo Pedro Gallego (permítaseme que a ese no se le ofrezca tanta sumisión, entre otras cosas porque hace ocho siglos que murió) a la ciudad de Murcia.

Nuestro obispo no ha tenido tiempo de leer la obra de Iván Negueruela  “Murcia por una mitra” en la que se demuestra definitivamente, la ilegal e  ilegítima huida de aquel antecesor a la ciudad de Murcia, dando la espalda  al enemigo zarraceno que le asustaba en las costas y renunciando a dar testimonio de la Fe, como entonces y ahora dan tantos cristianos , con el mismo peligro.
Pero es que jamás se trasladó la Diócesis…sino el obispo y todo lo que el obispo quiso llevarse amparado por una Bula cuya autenticidad ha sido totalmente desmentida por el definitivo estudio de Negueruela: el obispo se fue a Murcia sin contar con el Vaticano, quien nunca ha cambiado la Diócesis de Cartagena, por lo que ésta “no hay que trasladarla a Cartagena”. Al único que hay que trasladar es al Sr. Obispo.
En el amplísimo y pobladísimo ámbito de la Diócesis de Cartagena, los establecimientos, los seminarios y todas las organizaciones de a Iglesia pueden y deben estar donde se considere más oportuno. Muchos cartageneros hablamos de la catedral de Cartagena en Murcia y nadie pretende trasladarla.
Los ochocientos años transcurridos hablan por si solo de la paciencia y la sumisión, pero no del olvido ni de la necesidad de una reparación tan sencilla: véngase a vivir a su casa en la Diócesis de Cartagena, en la calle de la Rambla, Sr. Obispo.

One Reply to “«No es eso, no es eso, Sr. obispo»”

  • Pablo Galán says:

    Ante todo pedir disculpas por mi ignoracia pero me gustaría lanzar una pregunta, bastante sencilla. ¿De qué le sirve a Cartagena, tener la diócesis?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *