Ushabti de fayenza

  • Alto: 62 mm
  • Peso: 8 g
  • Material: Fayenza, cerámico.
  • Cultura: Egipcia, Periodo Medio, dinastías XXI – XXV
  • Edad: Siglo XI-VII a.C.
  • Origen: Egipto

Ushabti es un término egipcio que significa «los que responden» y son pequeñas estatuas que, en el Antiguo Egipto, se depositaban en la tumba del difunto. La mayoría estaban hechas de fayenza, madera o piedra aunque los más valiosos estaban tallados en lapislázuli. Su cometido en la religión y mitología egipcia era servirle al difunto en el Aaru (el paraíso de la mitología egipcia), ya que los egipcios pensaban que los espíritus de estas estatuillas trabajarían para ellos en la otra vida.

Su nombre varió a medida que la lengua egipcia fue evolucionando. Se denominaron shabtis durante el Imperio Medio, shauabtis en el Imperio Nuevo y ushebtis a partir del Periodo tardío de Egipto.

Los ejemplares más antiguos proceden de la tumba de Gua en Bersha, que vivió durante el Imperio Medio.

Generalmente eran figuras momiformes, a imagen del difunto, portando una azada y, a veces, un saco a la espalda. En el Imperio Medio llevaban inscrito el ensalmo 472 de los Textos de los Sarcófagos; durante el Imperio Nuevo, en la parte delantera tenían escrito el capítulo VI del Libro de los Muertos que, recitándolo, «les dotaba de vida» y así podían trabajar en lugar del difunto.

El número de ushebtis depositados en las tumbas varió según la época e importancia del personaje. Algunos sepulcros del Imperio Nuevo poseían 365 ushebtis, o más, correspondientes a cada día del año; se encontraron más de cuatrocientos en la tumba del faraón Tutankamon (Tut-anj-Amón), en la de Seti I más de setecientos, y en la de Taharqo más de un millar.

Precedentes
Los precedentes de estas estatuillas se encuentran en las primitivas prácticas de ejecuciones rituales. Durante la dinastía I, el faraón Dyer fue inhumado junto a su esposa, y en las inmediaciones se hallaron más de trescientos sirvientes. Al finalizar la dinastía II, los sacrificios rituales fueron reemplazados por simbólicas reproducciones grabadas en los muros de las tumbas, estatuillas de portadores de ofrendas y sirvientes representando diversos oficios. A partir del Imperio Medio se impone el empleo de ushebtis.

FAYENZA

Materia prima utilizada para la manufactura de gran número de objetos, incluyendo una gran cantidad de ushebtis y amuletos.

La fayenza fue utilizada principalmente por su simbolismo, y se consideraba como una manifestación de la luz. La palabra egipcia para denominar este material (tchehenet) significa ‘la que brilla’. Cuando la fayenza se introduce en el horno tiene un aspecto mate, sin color; pero cuando sale de él, aparece brillantemente coloreada y resplandeciente.

Los egipcios relacionaron este hecho con la resurrección del sol desde la muerte y con la luz necesaria para el difunto en su tumba. El color verde brillante está también relacionado con la regeneración. Así pues, es fácil comprender por qué se ofrecían al difunto tantos objetos de fayenza.

En las cámaras situadas bajo la Pirámide escalonada de Dyeser, en Saqqara, por ejemplo, y en la denominada Tumba Sur del mismo complejo, se han encontrado miles de baldosas de fayenza estructuradas de tal forma que parecen querer representar una marisma de juncos. Se han documentado objetos de fayenza desde época tan temprana como el periodo Predinástico y la Época Tinita (Dinastías I y II). Se trata normalmente de cuentas de collar, placas y pequeños objetos votivos.

Su producción continuó en los siglos posteriores. La mayoría de los objetos documentados se fechan en el Imperio Nuevo y, fundamentalmente, en la Baja Época. La fayenza está compuesta por más de un 90% de sílice, que se encuentra en la arena y la cuarcita triturada. Posteriormente, se le añade un alcalí (por ejemplo, natrón) y también cal y un agente colorante, por lo general, cobre machacado.

Esta última adición es la que proporciona a la fayenza su característico color azul-verdoso. Más tarde, se añade agua para formar una pasta que puede modelarse con la mano o con ayuda de un molde. El objeto se decora antes de la cocción, bien con pintura negra, bien mediante incisiones o talla.

También se pueden añadir incrustaciones de otro tipo de fayenza de diferente color.

diciembre 2019
L M X J V S D
« Jul    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031