Sello para lacre

  • España
  • Material: Madera y metal
  • Motivo: Escudo de la Orden del Santo Sepulcro
  • Peso: 11’5 g
  • Tamaño: 38’1 x 25’7 mm
  • Año: 1947
  • Antigüedad: 73 años
  • Propietario original: Agrupación del Santo Sepulcro, Semana Santa, Cartagena.

También fue utilizado para sellado con tinta.

Lacre

El lacre es una pasta a base de colofonia, goma laca y trementina, además de bermellón u otro color mineral. Se funde fácilmente, dada su baja temperatura de fusión, y se usa en cartas, paquetes, etc., para garantizar su cierre. Suele ser de color rojo.

El lacre se utilizó para sellar cartas entre los siglos XVI y XVII. También se utilizaba para tomar la impresión de los sellos sobre los documentos importantes, o para crear un sello hermético de los contenedores. Ahora se utiliza principalmente con fines decorativos.

Si bien las recetas exactas varían, en general los lacres pueden ser divididos en los que se manejaban antes y después de la apertura del comercio con las Indias. En la Edad Media, el lacre se hacía generalmente de cera de abejas derretida junto con trementina de Venecia, una resina de color amarillo-verdoso (extracto del árbol de alerce). Los primeros sellos de cera eran incoloros; más tarde fueron a menudo de cera teñida de rojo con cinabrio. Conforme pasó el tiempo, en el mismo siglo XVI se hizo una mezcla de diferentes proporciones de goma laca, trementina, resina, yeso o tiza y colorantes (a menudo todavía cinabrio, de color rojo, o bien, el plomo), pero no cera real.

También se utilizaba para sellar botellas de vino y conservas. Originalmente el cierre era de cera roja, pero más tarde también podía ser negro (tintado con una lámpara de color negro o marfil negro) o verde (teñido con verdigrís). Algunos usuarios, como la corona británica, asignaban colores diferentes a los distintos tipos de documentos. Hoy en día está disponible una gama de colores sintéticos.

El lacre está normalmente disponible en forma de barras, como gránulos o como cilindros para su uso en pistola. La barra se funde en un extremo, o los gránulos se calientan en una cuchara, normalmente mediante una llama, para luego colocarlo, por lo general, en la solapa de un sobre. Cuando la cera está aún blanda, se imprime con un sello, a menudo de metal, con un diseño. Al enfriarse se vuelve rígido, por lo que, al quebrarse, muestra que se ha abierto la carta o el paquete.

octubre 2020
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031