Fraude de ley en la Región/Diócesis de Cartagena (en la Comunidad Cartaginense española)

  Al igual que se cambiaron los nombres de Logroño por Rioja y Santander por Cantabria en cumplimiento a la Ley 147. T.VIII C.E. que exige el nombre más correcto de la regionalidad histórica para los nombres de la nueva provincia, de la comunidad autónoma y del gobierno regional; aquí no se ha cambiado el arbitrario nombre islámico de Murcia por los cristianos e históricos de Cartagena o Cartago, o los geográficos como Levante y Sureste.

La diputación provincial, en su cambio/conversión en regional, en los pre- estatutos comunitarios dijo en el primero: Por Cartagena, a la que se le suman el resto de las comarcas. En el otro se dice Mastia de Tharsis, Cartagonova etc, y se habla del Convento Jurídico y de la Provincia Imperial Cartaginense hispano-romana etc. Y, esto FUE OBLIGADO para conseguir la comunidad autónoma, pues la estancia de Murcia es INDIFERENTE, ya que su ubicación en cualquier provincia, no crea ningún derecho a la conversión en comunidad regional.

Y, eso, porque NO ES ni nombre ni cabeza de regionalidad. Si en el siglo noveno se hubiese fundado una localidad medieval como Murcia en Galicia, sus nativos serian gallegos, si en Asturias asturianos, y si en Cantabria cántabros de regionalidad, etc. Por esa misma razón los nativos de Murcia SON cartagineses de regionalidad como todos los demás; porque las localidades medievales TOMAN la regionalidad de la región donde incidentalmente nacen. Por eso, una provincia en la que este Murcia, es limítrofe como Alicante, Albacete o Almería. Pero una provincia en la que este situada la vieja Metrópoli de Cartagena, es de entidad regional con derecho a conversión en comunidad regional. Por otra parte, los reinos no valen de nada para la conversión de las provincias en comunidades regionales, Véase León, Córdoba, Burgos, Granada etc, que son provincias limítrofes, habiendo sido cabezas de reino moro o cristiano. Todo esto lo sabía la diputación provincial en su cambio a regional, ya que cita a Cartagena como vimos y Murcia que ni se la cita, es una comarca más que se une a Cartagena. Visto lo anterior, aquí viene la manipulación del derecho y el aludido fraude de ley: Como la constitución permite que en un lugar (la capital ciertamente), se sitúe el parlamento y en otro la sede de las instituciones, se ubico el parlamento en la capital regional: Cartagena, ciudad capital regional histórica cuya estancia o existencia en la provincia del estado hace que esta sea de entidad regional, con derecho a la conversión en comunidad autónoma. Y esta situación o ubicación del Parlamento regional es lo único que semi-legitima la propia comunidad; porque lo que vamos a ver es una usurpación o ROBO DE LA CAPITALIDAD COMUNITARIA y nueva capitalidad provincial. Como maniobra de diversión o despiste se pusieron carteles que decían que Cartagena era la capital legislativa; al tiempo que muy graciosa y gratuitamente se hizo ubicar la sede de las instituciones en Murcia. Hasta aquí “todo correcto o de Ley”; aunque como vemos la ubicación de la sede de las instituciones en Murcia, es repetiré gratuita y/o innecesaria. En suma, un capricho tendencioso. Pero lo que viene ahora sí que infringe la Ley como robo o murcio o GOLPISMO SOTERRADO  Ello es que para nombre de la comunidad dijeron que se había barajado un nombre compuesto como el de región de Cartagena y Murcia, y/o región cartaginense-murciana. Pero según ellos, “no prospero”…, Y, del nombre gratuitamente compuesto con la aparición fantasmagórica en él de: “Murcia”, de forma inaudita, disparatada e incongruente; pues del tal nombre compuesto se quito el de Cartagena y se dejo el de Murcia, al cual se le puso el falso apodo o INACEPTABLE calificativo de “Región de”. A partir de aquí se empezaron a quitar los cartéles citados y se empezó a dar trato a Murcia “como si fuese” el nombre correcto histórico regional y “como si fuese” la legítima capital comunitaria. Esta usurpación es un delito golpista.

El robo o murcio de la capitalidad comunitaria y de la nueva provincia constitucional esta descrito. Es el baldón mas cómico y desde luego despreciable pues esta vez se han superado en murciar o robar nada menos que la regionalidad histórica. Se equivocan los que piden solo la provincialidad. Es hora de que empiecen a entender que lo correcto es exigir que se preserve la historia: Región de Cartagena, y que se cumpla la ley: El nombre más correcto de la regionalidad; que de ningún modo puede ser el de una medina, cuya estancia o existencia en cualquier provincia del estado no genera ningún derecho a la conversión en regional. Cualquier fundación medieval, puede ser cabeza de inventado reino o sede de diputación. Pero para ser cabeza de región histórica, tiene que nacer de nuevo ocho o diez mil años antes. Nada más tonto que creerse la falsa frase de “región murciana”, que como se ha demostrado, además de falsa y risible: es un delito inconstitucional. El ladrón y la gallina. DELITO INESCONDIBLE: región “de” Murcia: el ladrón (Murcia), y la gallina (la regionalidad).

REGION DE: MASTIA/KARTHADAST/CARTHAGONOVA/CARTHAGO ESPARTARIA Y/O CARTAGO DE ESPAÑA

Así como cualquier español, sabe que Gibraltar es España, los cartagonovenses sabemos que no somos murcianos. A España se le robo Gibraltar en 1.713. A Cartagena se le robo la última provincia en 1.833. La “murcianidad” ha sido una imposición administrativa-traslaticia, que como vimos ya no tiene razón de ser por ley constitucional. Pretender llamarle al substrato “murciano”, ES UNA ABERRACION, pues si en vez de hacer situar la sede de la diputación provincial en Murcia, se hubiese puesto en Archena o Lorca o Águilas, etc., sería igualmente tonto hablar de lorquinidad, etc, porque aquí solo hay una regionalidad y es la de Cartagena o cartaginense hispana. La iglesia es la institución que se conserva más fiel a la tradición, ya que cuando el imperio romano se convirtió al cristianismo, parcelo de nuevo, y creo las Archidiócesis, donde estas son las regionalidades por antonomasia. En nuestro caso, además de haber sido Archidiócesis Metropolitana, aun seguimos siendo Diócesis de Cartagena. Y, donde subyacen los substratos anteriores de capital provincial o Metrópoli, cabeza de convento jurídico, de Colonia Latina, de municipium, etc; y donde incluso antes de la romanización existía la cabeza de la regionalidad Tarthesico-Mastiena, junto a la capitalidad de la España púnica, y donde en la España anterior a la invasión islámica, Cartagena ejerció de capital de la provincia imperial oriental bizantina de nombre Spania. La única Urbe hispana doblemente capital imperial de Oriente y Occidente. En cuanto al nombre más correcto de la regionalidad histórica que exige la ley semántica 147, T.VIII, no hay duda de que es el de Cartagena, puesto que se puede llevar el nombre de Cartagena (el de la capital, aunque entonces con otros nombres, cada uno en su época) al pasado remoto, al presente y al futuro. No así acontece con el nombre de Murcia, que es el nombre de un capricho de Abderramán II en el 825, de hacer asentar a unos egipcios en un lugar del campo o agro cartaginense (descrito por Plinio como todo el territorio que riega el rio Segura), y que de tal “alquaeda” o campamento, tras su largo asentamiento, surgió casi cien años mas tarde (hacia el 900) una medina. Cierto es que tras la reconquista, y por arte casi de magia, a la Región de Cartagena reconquistada y a su Archidiócesis restaurada se la sobre-nombró como “reino de Murcia”. Pero como vimos, según la C.E las cabezas de reino, no influyen para nada en que las provincias se conviertan en comunidades a. regionales. Muerto el perro del reino moro murciano con lo dicho, que nadie “ladre” nada de reinos pues no valen. Llevarse el nombre de una medina medieval al pasado remoto es estúpido e insultante a la historia e inteligencia.

No se puede decir “Murcia en el magdaleniense o los romanos en Murcia”, etc. Pero si es correcto y/o histórico llevarse el de Cartagena para nombre de territorio regional de todas las épocas. Y, donde se observa el concepto de “regio, regioni, regir y/o capitalizar lo nuevo constitucional. Véase de nuevo, que la rural Murcia es una fundación medieval, cuya estancia o existencia, situacion o ubicación no modifica ni crea ningún derecho a comunidad autónoma regional en la provincia del estado en la que este. Y, por ello veamos de nuevo, que: El sujeto u objeto o en este caso localidad medieval, cuya estancia o existencia o ubicación es indiferente que este, o que no, que exista o que no: En ningún caso por simple sentido común no puede ser: El nombre más correcto que exige la ley 147 para todo lo nuevo comunitario regional y provincial. La “murcianidad” siempre ha sido rechazada por los cartageneros, porque era un capricho impuesto dictatorial administrativo sobre el substrato. Hablar de cosas “murcianas” es hablar de cosas de un lugar de una de las huertas de la vega del agro cartaginense español. Y, nada más. Ahora se vislumbra tal memez sobre el substrato. La maniobra de la diputación provincial (pro-mursin) en su cambio a regional fue una farsa. Un fraude de Ley, que hizo que la capitalidad de la comunidad autónoma, y de la nueva provincia, pasase a una localidad que no es ni nombre ni cabeza de región histórica. Todo ello, en provecho de un recoveco de la constitución, que permite poner el parlamento en un sitio y la sede de las instituciones en otro. Se puso la sede de las instituciones en Murcia (por que así quisieron los pro-mursines de forma totalmente gratuita y arbitraria), y luego no se cumplió (y sigue sin cumplirse), la ley semántica 147; pues de un nombre compuesto en el que NUNCA debía de haber aparecido el nombre de Murcia, se quito finalmente el de Cartagena y se dejo el de Murcia solamente… Al cual se le añadió el falso y disparatado apodo o falso calificativo de “región de”. Que disparate. El gobierno de inconstitucional nombre “murciano”, tiene mucho que rectificar para ajustarse a la Ley. Y, lo primero es su nombre: cumplir la Ley 147. TVIII. Semántica.      

Y, enterrar la “murcianidad-zombi” actual.

Juan José Guillen Gallego “Intelectual” Cartagonovense (isleño).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *