Lo que La Verdad esconde… y La Opinión

Muchos titulares se han escrito en los últimos días sobre la polémica suscitada entre los organismos camerales y empresariales (CROEM & COEC) de Murcia y Cartagena, muchas las declaraciones y aun más las veladas verdades que nos esconden el cómo y el por qué de la actual situación. Por esto y con el propósito de talar esos árboles que nos impiden la visión del bosque de despropósitos y de malas intenciones de los que siempre se han mostrado como nuestros mayores enemigos, es por lo que intentaré explicar qué y por qué está sucediendo esto.

La Junta de la Autoridad Portuaria de Cartagena, lejos de ser un órgano consultivo es un órgano ejecutivo y por tanto con poder para decidir todo lo que concierne al puerto de Cartagena y a sus aledaños, a sus inversiones y a sus infraestructuras, a su presente y a su futuro que debería ser el nuestro. De esta forma y con ese poder de decisión, ocurrió hace ya unos años que debía de adjudicarse la obra de lo que iba a ser la nueva dársena deportiva de Cartagena, situada en la Batería de Santa Florentina. Varias fueron las empresas que presentaron proyectos para dicha obra, teniendo estos que ser estudiados por las Consejerías pertinentes. Ocurrió que fue una empresa cartagenera, VALENARIS, quien obtuvo el mejor informe, y por tanto tenía casi asegurada la construcción de esta nueva dársena pero, como no, a los intereses de Cartagena y de sus políticos, pues conocidas son las muchas obras que la empresa del cartagenero Joaquín Peñalver había realizado ya para la Corporación Municipal, se opusieron los intereses del P.P. regional y del ‘lobby’ murciano, interesados en que la empresa adjudicataria fuera INTERSA; también sabemos las innumerables obras que esta empresa tan amiga del P.P. regional y nacional ha efectuado sola o en comandita para la administración regional y nacional. De esta forma sucedió que por primera vez tenían que decidir en la Junta Ejecutiva de La Autoridad Portuaria de Cartagena, mediante votación de sus miembros, por cual de las dos opciones se decidían. Ahí, unos y otros, contaron sus votos y dando por supuesto que todos los cartageneros que ocupaban un sillón en tan noble ejecutiva, Cámara, COEC, sindicatos, Ayuntamiento, etc, votarían a favor de la empresa cartagenera, se vieron los oligarcas regionales perdidos en sus intenciones y sus intereses, y tuvieron que recurrir a la adscripción a sus intereses del voto de alguno de los cartageneros, cosa que lamentablemente ocurrió, pues el “transitario” Daniel Meca, Presidente de los consignatarios, olvidó el lugar de su nacimiento, acordándose solo del lugar de su pastizal y votó por INTERSA, sin duda porque le era más intersante. Como, Dios castiga y no con palos, todos sabemos que el proyecto de Dársena de Santa Florentina no se ha llevado a cabo por motivos de crisis y presupuestos, y de momento INTERSA donde pensaba tener una obra, tiene solo un mojón, aunque ha pedido una prórroga de 5 años para su ejecución.

Este sucedido con la dichosa obra alertó mucho a nuestros amigos murcianos, llegando a la conclusión de que lo ocurrido no podía volver a suceder, de tal modo que al amparo de una normativa nacida al amparo de la crisis desde Madrid, pues no olvidemos que el puerto pertenece a PUERTOS DEL ESTADO y no a la Comunidad Autónoma, aceptan de buen grado la reducción de los miembros ejecutivos de la Autoridad Portuaria y de rondón, con nocturnidad, alevosía y cuantos agravantes queramos nombrar, se inventan en el mes de Septiembre en la Asamblea Regional, una norma por la que los puestos que ocupaban COEC y Cámara de Cartagena, pasan a ser de CROEM y (esto con más dudas) de Cámara de Murcia.

Créanme si les digo que no es por los 6.000€ anuales que reciben los consejeros del puerto por asistencia a los comités ejecutivos, por lo que nuestros queridos murcianos se meten en dicho berenjenal, si no que saben muy bien, que desde La Autoridad Portuaria se decidirán muchas e importantes cosas en el más inmediato de los futuros, como por donde llegará a la región el FERRMED (Red Ferroviaria Tras-europea de Mercancías), donde ya nos hemos visto excluidos por el señor Balibrea, a la sazón Presidente de la Cámara de Murcia y olvidados por nuestra Alcaldesa que calla, disimula y otorga, y que traerá que la terminal de contenedores del puerto, también llamada puerto seco, se instale en Alcantarilla, por lo que de suceder así, irremisiblemente el tren llegará a Murcia y no a Cartagena. Y aún más, ¿qué empresas serán las concesionarias de las que se intuyen faraónicas obras del nuevo puerto del Gorguel? ¿Serán de Cartagena o de Murcia? e infinidad de cosas, que si no tan importantes como las dos primeras mencionadas, si son dañinas para Cartagena pues nos restarán capacidad de decisión y de gestión sobre nuestro municipio, por que pregunto ¿qué coño, con perdón, tiene que decidir un murciano sobre los desarrollos urbanísticos futuros de Cartagena?. Que no me digan que el puerto es de todos, pues la Capital también lo es y no nos preguntan ni a los cartageneros ni a ningún organismo de la región no capitalino, que se debe o no hacer en el municipio murciano.

Les comentaba antes que la salida de la Cámara de Cartagena de la institución portuaria, sería cosa harto difícil para el ‘lobby’ murciano, pues solo mediante otra treta preparada desde la capital lo podrían conseguir. Esta treta se llama Consejo Regional de Cámaras, organismo que se quiere crear desde la capital, en el que el peso de las tres Cámaras existentes en la región (Murcia, Lorca y Cartagena), sería proporcional a la facturación de las mismas y que llevaría a la Cámara murciana a ser la que ostentara más del 60% del peso en este nuevo organismo. Para que este Consejo de Cámaras se constituya, se requieren los votos de Lorca y Cartagena, y de momento ninguna de estas dos instituciones se pliega a ser aún más vasallos de los señoritos de la capital. Se da la paradoja de que en el Consejo Nacional de Cámaras de Comercio, organismo de carácter nacional y en el que se encuentran representadas todas las cámaras españolas, cada una de ellas tiene un voto, por lo que tanto vale el voto de la Cámara de Madrid o Barcelona como el de Cuenca o el de cualquier otra cámara por pequeña que esta sea. Además podemos añadir que son muchas las empresas que aun realizando sus actividades fuera del municipio de Murcia, están radicadas en el mismo, pues desde hace muchos años se prima desde el Gobierno Regional tal radicación, amén de que para las mismas todas las instituciones las tienen más próximas y esto es un acicate para las empresas y una ganga para la capital, como hemos podido demostrar. También se da la casualidad que aún y con los problemas que se le plantean a las empresas que se instalan fuera del municipio de Murcia, la Comarca del Campo de Cartagena aporta más del 30% del PIB regional, esto siendo solo el 13% del territorio y el 26% de la población, y eso aún descontando los aportes de las pesquerías que de natural y hasta que el puerto no sea Murcia ciudad, seguirán radicándose en las ciudades costeras.

Para aumentar el catálogo de datos que quiero aportar en este artículo, hay va algo que se escucha en todos los mentideros de la ciudad, empezando por el Gran Café (sitio este de gran caché y donde a una u otra hora podremos encontrar a políticos y empresarios locales) y terminando en el cantil del puerto, con permiso del amortizado Viudes, pues se cuenta que el Sr. Viudes, actual Presidente del Puerto, dejará su sillón en breve, bien por la edad, bien por que no lo soportan ni en Murcia ni en Cartagena, bien por que sus arcas ya estarán llenas, tras tantos años en el cargo mejor remunerado de la región, bien por su peculiar gestión con los fondos FEDER de la Comunidad Económica Europea, pagando la remodelación de la Cuesta del Batel argumentando en Europa que esta era la entrada al puerto o bien por un milagro, que es por lo único que suceden las pocas cosas buenas que pasan en Cartagena desde tiempos de Aníbal. Al amparo de este supuesto, nuestra Alcaldesa piensa en la vacante portuaria, como premio para el que ha sido su mano derecha en el Ayuntamiento, que ahora como otras veces ha manifestado que no quiere volver a presentarse en las municipales del 2011 y que no es otro que Agustín Guillen, buen gestor, hombre de talante amable y negociador, y el miedoso mayor, como ha acreditado en sus años de edil a la sombra de su jefa, a pesar de los disgustos pasados, presentes y futuros, que los habrá.

Que sepa el lector, que esto que antes conté le puede costar el futuro sillón a D. Agustín, pues el dulce carácter de nuestra Alcaldesa bien la puede llevar a sentar en el puerto al que suena como el próximo caído por el partido o por Pilar, Pepe Cabezos aunque como el diría “me se antoja raro” que esto pueda suceder.

En el cambio de cromos, o de sillones, entre Pilar y Ramón Luis, esta ha primado sus intereses sobre los de la ciudad, pues aún pensando que Agustín Guillén sería un buen Presidente del Puerto (su antecesor se lo ha puesto fácil), ha consentido a sabiendas todos los movimientos antes mencionados y que tanto daño nos van a hacer a los cartageneros. Claro que a ella lo mismo le da, pues en Madrid la ven como “ministeriable” en el supuesto de que el Presidente Zapatero convoque elecciones anticipadas y las gane la otra multinacional, el Partido Popular. Solo un detalle ahora que tengo la bola del futuro puesta en marcha, acuérdense ustedes de que si esto sucede, su ministerio será el de defensa, no por lo patriota ni por lo guerrera, que lo es, si no por otras cosas que llegado el caso y si vivo para contarlo, se las expondré a ustedes.

Definir la postura de la oposición en todo este asunto es lo único que me queda, y si bien el Movimiento Ciudadano presentó sendas Mociones al Pleno en los pasados meses de Mayo y Junio, siendo esta votada en contra por PP y apoyada por el PSOE, amén de varias notas de prensa que por motivos obvios de la desinformación institucional de los medios rara vez se publicaron, nada más hizo el PSOE sobre el asunto. Para el Pleno del pasado mes de Octubre, se presentó otra moción por parte del MC a favor de Cámara y COEC, pero a petición del Presidente de la Cámara de Cartagena, Miguel Martínez, se retiró en un intento de que todos los partidos de la Corporación Municipal aprobaran una moción conjunta a favor de los intereses de los cartageneros, pues bien, en la junta de portavoces de dicho pleno, se intentó por parte de MC que tal moción se realizara, encontrando que tanto PP como PSOE, no consideraban oportuno inmiscuirse en asuntos de otros organismos ajenos al municipal dándose los dos grandes partidos satisfechos con la declaraciones de falso apoyo de la Alcaldesa, gran falacia esta, pues recordamos plenos municipales en que se votó en contra o a favor, del aborto, los matrimonio gays, el terrorismo o la reproducción de la Avutarda de Milwaukee. Otra vez, los jefes murcianos llamaron a sus acólitos cartageneros y les dijeron, nenes eso no se toca o mejor, no se vota y así el tremendo apoyo de los 29 votos de una corporación municipal se tira a la basura, para recoger de esta las sobras que como pago les darán desde Murcia.

Para terminar este artículo, que si yo tuviera buena pluma lo podría convertir en novela, y para que todos sepamos quien es el Sr. del Toro, solo decirles que el que tenía que ser adalid del empresariado regional, tiene pendiente una demanda en Madrid, interpuesta desde hace años por un empresario cartagenero al que supuestamente y según dicho empresario, le debe la cantidad de 280.000€, por la realización de una obra en Villa Nueva del río Segura, consistente en 20 viviendas sociales, aspecto este importante, pues al parecer la Comunidad Autónoma forma parte de la querella ya que de ser así, esta sería responsable civil subsidiaria en dicha obra. No contaré aún como se dio lugar al impago, pero créanme, con este tipo de actuaciones, este tipo es capaz de cualquier cosa, desde quitarnos el Puerto y de tacón la cartera.

J.L.M.

2 Comments

  1. Juanfra

    Muchas gracias por la información. Mucha de ella la conocía, otra no y conocerla me reafirma en mi idea de lucha por el futuro de nuestra ciudad.
    Me parece de vergüenza la actitud de los representantes del Partido Popular de la ciudad. Callando, no defendiendo los intereses del municipio y anteponer su carrera política a los intereses de toda una ciudad. Pero no debería sorprendernos, tenemos justamente la clase de políticos que nos merecemos, ni más ni menos.
    Parece ser que estos gobernantes se han olvidado que su puesto como político es siempre temporal. Que la política no es una profesión, pese a que así lo crean algunos de éstos y que es algo perpétuo.
    Ojalá que éstos señores, en unos meses y si la ciudadanía se echa a la calle y acude a votar, cese a esta gente, castigándolos donde se les puede castigar, en las urnas y los saque del gobierno local.
    Lo que me daría pena y lástima, es que antes de su marcha, dejen hipotecado el futuro de la ciudad. Nos dejen vendidos nuestras decisiones, nuestros puestos de trabajo, nuestros empleos, el futuro de nuestros hijos, etc y esta gente se haya llenado los bolsillos, porque es lo que a todas luces parece que desean hacer. Legalmente, claro está, que está el tema de las comisiones ahora como para aceptar un traje o cualquier regalo…
    Porque si bien, lo legal es legal, no siempre lo legal es lo correcto. A la alcaldesa nada le puedo pedir, es gallega, pero a sus acólitos, a éstos es a los que hay que exigirles. Sus padres son de aquí, sus familias son de aquí. Sus hijos nacierona aquí. Sus amistades y vecinos son de aquí. Coño, tienen su vida aquí y van a dejar todo eso por unos miserables euros. Van a dejar que personas que no conocen las sensibilidades de la ciudad ni de sus gentes. Personas que han demostrado, con actos, que sólo saben mirar para ellos. Personas en las que palabras como solidaridad, ecuanimidad, responsabilidad, sentido común, etc son insxistentes en su vocabulario, sean los que decidan qué, cuándo y cómo será en el futuro Cartagena.
    No es justo, por muy legal que lo quieran pintar.

  2. carlos león roch

    Este esxcrito fué enviado, en exclusiva, a La Opinión…pero no fué publicado

    ¿El puerto en Murcia?

    Se cuenta que, en tiempos pasados, hubo quien planteó la posibilidad de hacer navegable el río Segura hasta la ciudad de Murcia para facilitar el comercio y el transporte, por esa vía fluvial. La propuesta, descabellada técnicamente, fue archivada. Ahora, con procedimientos más sutiles, vuelve el propósito inicial de conseguir que la actividad económica y social que produce “el puerto” ( como gusta definirlo a los capitalinos) revierta fundamentalmente en la capital huertana ( denominación incompleta, tan incompleta como la de “ciudad portuaria”), aumentando así las diferencias entre una y otra realidad.
    La actual pugna para definir quien – entre el cuerpo empresarial regional- debe sentarse en el consejo de administración de la Autoridad portuaria es una manifestación más de ese intento de “llevar “ el puerto de Cartagena a Murcia-capital, con la lejana y aviesa intención de forzar el hipotético trazado del eje ferroviario mediterráneo al norte de la cadena montañosa que une ( o separa) la capital regional del Campo de Cartagena , Campo donde, sorprendentemente también está el municipio capitalino. La intención, apenas confesada, de que el nudo ferroviario de dicho eje esté en Alcantarilla ( ¡no cabe en las Cuatro Esquinas!) alejaría más de 60 km la actividad del puerto de Cartagena en beneficio del de Alicante.
    Naturalmente, también en Cartagena hay “talibanes” que pretenden que el nudo ferroviario se instale en el polígono de los Camachos, alejado también, de la actividad del resto de la región.
    Frente a esas alternativas, puede plantearse una síntesis que consiste en que el trazado ferroviario se realice al sur de la cordillera, a 20 km de Murcia y a 30 de Cartagena…transcurriendo junto al nuevo aeropuerto de la Región, ya en construcción en Corvera( municipio de Murcia), y potenciándolo.
    La defensa de los intereses regionales, frente al aldeanismo particularista, requiere que los empresarios estén adecuadamente representados . Y nadie puede discutir que la CROEM aglutina e integra a la COEC. Sin embargo, dado que la COEC ostenta estatutariamente la vicepresidencia primera de la CROEM parece evidente que la representación en el puerto de Cartagena la ostente dicho vicepresidente, también estatutariamente. Curiosamente, tanto el presidente d e la Autoridad Portuaria como el presidente de la COEC son murcianos-capitalinos “ de nación”, aunque pueden legítimamente esgrimir buenos servicios a la Región.
    Confiemos en que el puerto de Cartagena continúe junto al mar.

    Fdo. Carlos León Roch.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *