“Totum revolutum”, magnífica y espontánea iniciativa

 

Magnífica imagen la que abre este artículo. Cartagineses y romanos con sus uniformes intercambiados en un símbolo de su verdadera identidad: Festeros y punto. Ver esta foto me hace pensar que quizá el rumbo de la nave festera está enderezándose, y lo hace por su parte más sólida y fuerte, los festeros de base.

Totum revolutum, todos revueltos y en armonía, sin darle importancia al envoltorio y sí al contenido. Esta fantástica locura sucedió el último domingo de fiestas, a altas horas de la noche, con el intercambio de vestimentas entre Domingo de Uxama y Pedro Ovejero de Fuerzas de Choque. Como de un efecto dominó, comenzaron a sucederse intercambios entre romanos y cartagineses, pasando a convertirse en un acontecimiento divertido y simbólico, acompañado de gritos como “yo soy festero” o “Al acabar el partido intercambio de camisetas”. Y es cierto, el “partido” entre los dos bandos había terminado y los jugadores se cambiaron las camisetas con el rival como hacen los buenos deportistas. ¡Qué pena que me marché minutos antes y no pude presenciarlo!.

Ojalá que ésto se repita, sería una buena manera de acabar las fiestas cada año, unidos todos, cartagineses y romanos. Yo el año que viene estaré atento y no me marcharé aunque haya que madrugar para trabajar, la próxima no me la pierdo. Estoy convencido que muchos más festeros van a ir vestidos de época el último domingo a partir de ahora.

Enhorabuena a los que lo vivieron, creo que el domingo 26 nació lo que pronto será una de las más entrañables tradiciones de estas fiestas. Gracias.

3 Comments

  1. Juan Carlos Cambronero

    Bravo por la iniciativa!!, y OJALA se repita cada año.
    Como bien comentas,las fiestas,los festeros,las tropas y las legiones, y por último, los bandos.
    Son el verdadero orden de prioridad, de cara a la transmisión hacía el exterior de nuestra imagen, así como, la pirámide estructural, que debemos aplicar, en todas y cada una de nuestras acciones.
    Si logramos entre todos, aplicarla al unísono, no me cabe la menor duda, que trabajaremos en la mejor línea posible, que nos conducirá a proyectarnos como es debido, y situar a nuestras Fiestas y a nuestra querida ciudad, en el lugar que se merecen.

    JCCT

  2. Adelina González

    Solo puntualizar una cosa, no fue iniciativa, fue por generación espontánea, y en todo momento se adivinaba la ilusión por vestirse de lo no habitual, todos con ilusión buscaban con quien cambiarse las ropas, y sin idea de como colocarse esas ropas, el partener nos ayudaba a vestirnos y nosotros ayudamos con nuestras ropas, todo en medio de las risas. Y ver a los romanos imitando a los iberos arrastrando las falcatas en el suelo, y tambien gritar “Escipión maricón” nos partia de risa a los carthagineses. Los carthagineses por nuestra parte hacíamos los cánticos extraordinarii, y “carthagines el que no bote”. Fueron unos minutos ( no se ni cuanto duró) MÁGICOS.

  3. Ana López (amazona)

    Me ha encantado la idea, ojalá y de verdad solo haya sido el principio de una tradición que cale en nuestras fiestas. Que para algo todos somos festeros. Enhorabuena por la iniciativa a quién la tuviera!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *