Circo sí, Circo no, Circo sí, Circo no, Circ…

Los romanos, por fin, hemos abierto el debate sobre el acto del Circo, uno de los debates más importantes a mi modo de ver y entender la fiesta. Su importancia no radica en su relevancia histórica, sino en el enorme y desproporcionado presupuesto que maneja, y en la repercusión que eso tiene en el resto de actos, pero sobre todo en la batalla.
Pero ¿qué es el Circo Romano?, ¿por qué se le da una importancia que no tiene en el contexto histórico que rememoramos?. Intentaré primero entenderlo y luego explicarlo, veamos si soy capaz.
El Circo nació en 1992 por la iniciativa, esfuerzo e ilusión de Marisol, para recrear un espectáculo que tantas veces hemos visto en películas. Pretendía divertir a los festeros y a los espectadores durante 90 minutos, con gladiadores, bailarinas, militares y dioses. Lo sé porque lo viví, dirigí una parte (Amazonas) y participé como Jefe del recién creado Estado Mayor. Y se logró, fue fantástico, divertido, intenso e inolvidable. Y no estaba Legend, los festeros nos bastamos para hacer un circo que aún se recuerda con agrado.
Sus promotores sabían que era un acto secundario, porque el acto central era la Batalla, así había sido desde el inicio de las fiestas y así debía seguir siendo.
Pero aquello cambió poco después como consecuencia de la falta de respeto a la historia, por la ausencia de creatividad y sentido común, que nos ha llevado a copiar año tras año la ceremonia de inauguración de los juegos olímpicos, porque un circo romano no es.
Tenemos algo único. En toda la historia de Roma solo una batalla costó dos Coronas Murales, y esa fue Cartagena. Circos había a patadas en la república y el imperio, era algo casi vulgar por lo común y repetitivo. Pero la Batalla por Qart-Hadast, el cuartel general de Aníbal, solo hubo una.
¿Y qué hacemos nosotros?, darle importancia a lo vulgar y casi olvidar lo extraordinario. Somos así de lumbreras. Cuando los libros de historia de todo el mundo hablan de Cartagonova no cuentan lo maravillosos que eran sus circos, no, lo que cuentan es la batalla que en ella tuvo lugar en el 209 a.C. y que cambió el curso de la II Guerra Púnica. El comienzo de la lucha entre dos personajes inigualables: Aníbal y Escipión.
El Circo no puede tener un presupuesto 6 veces mayor que la Batalla, lo que supone dos tercios del presupuesto total del Senado Romano. Es un disparate y un agravio comparativo.
Hasta aquí la queja, ahora viene mi propuesta de solución al problema.

  • Prescindir de Legend. Los festeros podemos hacerlo solos, y si no somos capaces no lo hagamos y punto.
  • Hacer el Circo cada 4 años, como los grandes festejos (olimpiadas, mundial de fútbol, etc). De esta manera podemos hacer un esfuerzo inversor cada 4 años y los otros 3 entre Circo y Circo dedicar el dinero a otras cosas como:
  1. Mejorar la batalla con decorados sobre la muralla (Palacio Cartaginés), más y mejores gradas, máquinas de guerra, tiendas de campaña, escaleras, torres de asalto, pendones gigantes sobre la muralla…
  2. Dar el control de la Batalla a Federación para que sea un acto general y principal. Crear una comisión de cartagineses y romanos exclusivamente para la batalla.
  3. Crear mejores infraestructuras para todos los actos: escenarios, equipos de sonido, uniformes, complementos, estatuas…
  4. Dotar de fondos útiles al Estado Mayor Romano (no las “cuatro perras” que tienen asignadas ahora).
  5. Contratar equipos de animación callejera para las noches de campamento.

Muchas cosas se pueden hacer con el dineral que gastamos en el circo… para un espectáculo que solo dura 90 minutos y solo ven 2.500 personas.
Si pudiérais ver el proyecto de batalla que tengo en la cabeza, vosotros también estaríais de acuerdo conmigo.

5 Comments

  1. Alejandro Aguirre

    Hola Ángel, totalmente de acuerdo contigo, pero no ahora, no somos pocos los festeros que venimos comentando ya hace unos años el despropósito del circo y también de la fundación, y que todo ese dinero se podría invertir en otras cosas, en fín, a ver si algún día lo conseguimos, no hay que rendirse en las cosas importantes!!!

  2. Patxi Antoñanzas (Edetanos)

    Totalmente de acuerdo con Angel. El acto a potenciar debe ser la batalla. Debe ganar tanto en espectacularidad como en rigor. Ensayandola debidamente y haciendo del acto algo espectacular. El circo, por repetido, resulta aburrido. Yo lo he visto 3 veces y ciertamente no pagaria por volver a ver una y otra vez lo mismo.
    La batalla debe ser tomada con seriedad y rigor historico, sobre todo por parte del bando Cartaghines, que hoy por hoy es quien confunde una recreacion historica con una asonada callejera. Por supuesto no todos, pero si demasiados.
    Tambien me gusta la idea de la animacion del campamento. Debe ser un recinto festero para todo el mundo, al cual puedan acudir familias con sus hijos, jovenes a bailar, etc., y todos deben tener su espacio para disfrutar. Es la manera de abrir a la ciudad unas fiestas que solo por ese camino perduraran en el tiempo.

  3. Carlos Granados García

    Estoy totalmente de acuerdo con lo escrito aquí, el acto de la batalla debería ser el acto principal de todas las fiestas, y debería de ser un acto conjunto tanto romano como cartaginés, se debería de gastar el dinero en contratar a profesores de manejo de espadas para enseñar a los que quieran participar en la batalla como manejar la espada para dar un espectáculo más real, también se debería de incentivar de algún modo la participación de la gente en la batalla para que sea más multitudinaria, además pasaría la batalla al sábado para que más gente pudiera venir a verla y seguiría haciendo el sábado el gran desfile, para que así tanto cartagineses como romanos sientan que la batalla es de todos a ver si nos hermanamos un poco.

    A continuación dejo datos sobre una batalla que se recrea en Galicia, donde han conseguido convertirla en el mayor juego de Rol del Mundo (http://www.galiciae.com/nova/15126.html , http://www.irmandinhos.com) tengo un amigo por aquellas tierras que lo conocí a través de un juego por internet y me ha contado maravillas. En Cartagena se podría compaginar las dos cosas, por un lado hacer una recreación fiel de la batalla y por otro lado crear un juego de rol donde gente llegada de todos los lugares pueda participar con un simple traje y espada.

  4. Juan Terrones

    Me parece perfecto lo que nos comenta Ángel, es un adelanto y creo que un principio para volver a tomar los festeros el mando de las fiestas.
    Respecto a la batalla, lo del año pasado me pareció de una falta de compromiso terrible para con las fiestas por parte de un grupo de festeros cartagineses que no cumplieron con su deber que tenían pactado hacer en beneficio de las Fiestas.
    Un saludo a todos y mucho turrón para este verano.

  5. Carolina Garzón (la Pentesilea perenne)

    El proyecto de batalla que tienes que tener en la cabeza tiene que ser descomunal, ya me imagino, aunque sea solo por las pinceladas que de vez en cuando dice loli o por tus propuestas en las reuniones de estado mayor. Pienso que deberías coger las riendas de esto y renovarlo todo aplicando todas esas ideas creativas!! que desde luego es lo que hace falta, aire fresco y renovación!! (además de algo de dinero para el estado mayor…).

    en fin, muchos compartimos tú opinión pero toodo sigue igual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *