Escipión y Emilia Paula… ¿a quién le importan?

Hace tiempo que me hago esa pregunta y, la verdad, no encuentro respuesta. Al Senado Romano parece que no le importan mucho, a los hechos me remito, porque están dejados de la mano de los dioses. Lo importante para los dirigentes romanos es el circo, el dichoso y puñetero circo, devorador de presupuestos, alimentador de egos, sucesión de “ceremonias de inauguración de los juegos olímpicos”, la moderna pirámide de los presidentes del Senado Romano. Y a todo lo demás… las migajas.

¿Y los personajes principales qué?. Nada. Escipión y Emilia Paula no tienen presupuesto para desarrollar sus personajes, y no hablo del vestuario, sino de lo necesario para crear los personajes, animarlos, darles vida, relacionarse con sus legiones, etc. Aunque para ser honesto diré que no es del todo cierto, tienen asignada la elevadísima cantidad de 550€… ¡para los dos!. Vergonzoso.

Pero para el circo que no falte, aunque la batalla sea una mierda (hablando claro como mi paisano Arturo Pérez-Reverte), aunque las legiones tengan que hacer sus actos siempre luchando contra los recortes de presupuesto. Y todo para que Legend haga el trabajo que debían de hacer los festeros porque, no nos olvidemos, ESTA ES NUESTRA FIESTA, no la de Legend.

Todavía sigue en la memoria de muchos el primer circo romano, allá por 1992, hecho por festeros, con ilusión y pocos medios, pero que hoy aún no ha conseguido superar ninguno de los que se han hecho después. Todavía me acuerdo del pastizal que se llevó Nuria Fergó y se me abren las carnes.

Y Escipión y Emilia Paula con una mano atrás y otra delante. O casi. Porque para eso está el Estado Mayor Romano, un grupo de trabajo sin presupuesto pero con muchas ganas, ilusión y, lo que es más importante, respeto por sus personajes principales. Y Emilia Paula sin poder rodearse de un cortejo de damas que le ayuden en su labor.

Y luego nos preguntamos por qué se “queman” nuestros personajes. Lo extraño es que no salgan corriendo tras el primer año. Menos dinero para Legend y más dinero para nuestros festeros principales. Joder!.

Por suerte para Aníbal creo que en el otro bando estas cosas no pasan. Enhorabuena cartagineses.

Es obligación de TODOS LOS PRESIDENTES ROMANOS exigir respeto y ayuda para Escipión y Emilia Paula, porque sin nuestro respeto nunca serán nada, solo la sombra de lo que merecen ser por lo que representan, por la ilusión y esfuerzo que ponen en ello.

Escipión y Emilia Paula tienen menos valor para El Senado Romano… que los fuegos artificiales del circo.

12 Comments

  1. Juan Fco. Terrones

    En cierto modo, querido compañero, estoy contigo. Desconocía lo de la poca importancia que les dan a los personajes y sinceramente, creo que lo le Legend ya pasó a la Historia y debe pasar de una vez para siempre.
    ¿Debemos de esperar un accidente con algún caballo desvocado, como ya pasó este año para terminar con esta “simbiosis” entre Legend y la Federación de Cartagineses y Romanos?
    Opino como tú, es nuestra fiesta, y la haremos mejor o peor pero a fin de cuentas, es nuestra y para nosotros.
    Me toca los cojones, hablando claro como tú y nuestro paisano Pérez Reverte, que se inviertan euros en promocionar las fiestas en Turquía o en Italia. ¿Cuántos turcos han pasado por nuestras queridas fiestas en estos años, o italianos, o franceses?
    Mejor es promocionarlas por aquí y mejor aún el boca a boca, que es de la manera en que han venido amigos míos de Salamanca, Valencia, Valladolid, Zaragoza, Almería y alguna otra provincia que seguro me olvido.
    Pero sigo diciendo que el hecho de que las fiestas no acaben de cuajar en la ciudad, porque seremos unos 5000 festeros, sigue siendo culpa nuestra, por nuestro afán de sacar barriga, de ser más y mejor que el otro. Dejemos las envidias palaciegas y simplemente disfrutemos de las fiestas, de nuestros amigos, de nuestra Historia y de nuestra ciudad.
    Un saludo y al turrón.

  2. Carol

    solo una aclaracion, la simbiosis es legend- Senado Romano, ya, dos presidentes de Federacion (los que yo he conocido) han puesto en tela de juicio a legend. Tanto Senado como Consejo tienen libertad plena en contratación y elaboracion de actos.
    De todas maneras (hablo como carthaginesa) existe una asamblea donde exigir a tus dirigentes explicaciones sobre gastos y contratacion.
    por otra parte estoy totalmente de acuerdo en lo de Escipión y Emilia Paula.

  3. Angel Tarifa

    Lo intolerable, José Legaz, es faltar al respeto a todo un colectivo festero, destrozando la bandera del Estado Mayor Romano. Y eso no lo hizo Escipión, sino tu.
    En las batallas que conmemoramos se capturaban banderas, estandartes y demás símbolos del enemigo, pero siempre se trataban con respeto, como pruebas de la victoria obtenida.
    Mancillar una bandera, aunque sea festera, es un gesto deplorable.
    No fue la bandera romana la destruida, sino el prestigio festero del que lo hizo.
    Quizá desees justificar esa acción, este humilde blog está a tu disposición.

  4. Carlos Granados García

    Yo entiendo que Escipión esté molesto, las fiestas hay que vivirlas y durante el tiempo que duran la bandera la sientes como tuya, a parte de que no entiendo el por que destruir una propiedad que no es tuya. Podría ser perfectamente denunciable aunque no vale la pena.

    Respecto al dinero, solo decir que los Cartagineses y Romanos es solo una prueba de lo que pasa en nuestra sociedad, copada por gente que no sabe administrar el dinero y que no sabe ni de Marketing ni de nuevas tecnologías.

    Seguimos haciendo campañas de camisetas para promocionar los cartagineses en vez de tener lo que ahora se ha puesto de moda un “Comunity Manager” que pueda hacer campañas por Tuenti o Facebook, seguramente sería más provechoso y más barato.

    Y como apunta Juan Fco. Terrones, hasta que la totalidad de la ciudad no esté inmersa en la fiesta, es tontería ir a promocionarla a otro país (Es tirar el dinero), primero los Cartageneros, luego las provincias limítrofes, luego España y luego el extranjero, si esto es como las conquistas, xddd

  5. José Legaz Mellado

    Estimado Ángel Tarifa:
    No creo que tu seas la persona más indicada para dar consejos en el campo de batalla o es que acaso intentar agredir de forma física, despues de haberlo hecho de forma verbal a un compañero del bando carthaginés, debido a tu estado de embriaguez es más correcto que mi actitud.
    Que solo fue dar honores a la bandera romana, además por si no lo sabes la bandera no iba a ser destruida, había un precio pactado para la devolución (entregabais un barril de cerveza y se os devolvía intacta) que vuestro general Publio Cornelio Escipión no pago y por eso se procedio a devolverla en ese estado.

  6. Jorge Campos

    Para Angel:

    Buenas, he leido tu queja sobre la figura de Escipión y Emilia Paula, y solo tengo una cosa que añadir: “Querer es poder”.

    Estoy contigo en que existen muchisimos casos en los que el presupuesto deestas fiestas está, no mal, sino muy mal repartido, pero a mi parecer eso no justifica que los romanos veais a vuestros personajes principales ninguneados, ya que en gran medida eso es tambíen culpa suya (de Escipión y Emilia Paula).

    No entiendo porqué dices que Emilia Paula no puede rodearse de un grupo de mujeres que la apoyen, te aseguro que “La casa de Himilce” no da sueldos a sus integrantes, todo sale de las ganas y la ilusión por trabajar. Si no puede rodearse será por que no existe ese grupo de mujeres que la apoye.

    Y lo de que no pueden relacionarse con sus legiones, ya me parece el colmo, por dios, con lo facil que es organizar una comida para juntarse y pasar un buen rato. Solo te diré que el “Estado mayor de Anibal” (del que formo parte) y la “Casa de Himilce” en el ultimo año han organizado comidas, cenas, convivencias y marchas culturales; y el dinero que reciben los personajes principales es el mismo que los vuestros.

    Como te decía al principio: “Querer es poder”.

    P.D: Me parece que a lo del tema de la bandera se le está dando más cuerda de la que tiene, a mi me parece muucho mas grave el hecho de que algunos “descerebrados” (ya que tanto os gusta esa palabra) lleven sus gladios afilados, que es una fiesta por dios!
    , que no hay que salir sangrando de verdad de la batalla. Pero enfin, solo es mi opinion.

    Un saludo.

  7. Angel Tarifa

    A José Legaz Mellado.
    Mientes, y lo que es más grave, sabes que mientes. Y ofendes, y lo que es más grave, sabes que ofendes.
    Ahora no me extraña que hayas protagonizado la gran hazaña de destruir la bandera romana. Y la explicación que das no tiene desperdicio, se pierden las formas por un barril de cerveza. Eso justifica un acto indigno.
    Si dices que tu me has visto borracho a mi, es que mientes o te has dejado llevar sin medir las consecuencias.
    La diferencia entre nosotros es que yo respeto a mi ciudad y su historia, por eso no voy bebido a la batalla ni a ningún otro acto de las fiestas. Por ese respeto no rompo banderas, ni permito que algunos mal llamados festeros se burlen de la historia de la ciudad haciendo la gracieta de pasar como si fuesen ciegos justo cuando Escipión va a pasar revista. Ni me gusta que enseñen el culo en la batalla, ni que se pongan ensaladeras a modo de casco. Esto no es un carnaval. Y solo por una cosa, por respeto.
    Ese respeto al que tu me has faltado al acusarme de ir ebrio.
    Había muchas personas en ese momento allí, testigos de mi sobrio estado, algunos de ellos cartagineses. Y la 7RM, que lo grabó todo.
    Si quieres nos vemos todos un día y mantienes delante de ellos la acusación que me haces. Así tendré la oportunidad de ver como te dejan por embustero.
    Mi acusación es objetiva, tu destruiste la bandera. Yo no miento en eso.
    Hace seguramente más de 20 años (desde mis años mozos) que nadie puede haberme visto borracho, porque bebo en contadas ocasiones y moderadamente. Por eso mientes y lo sabes.
    Y todo aquel que quiera mofarse de la fiesta, de la historia o del trabajo de los demás para conseguir unas fiestas históricas dignas… me tendrá enfrente. Sin necesidad de beber para enfrentarme a quien haga falta.
    Solo los cobardes necesitan beber para envalentonarse. Yo no.
    Ya ves, me has ofendido, soy de esas personas raras a los que las calumnias les ofenden; de esas personas que creen en el honor y en la verdad. Hasta el punto de que si insistes en esa miserable calumnia estoy dispuesto a ir a los juzgados.
    Soy así de antiguo, aún creo en la integridad personal y la necesidad de defenderla.
    Quedo ahora esperando a que te retractes, públicamente, en este mismo lugar.

  8. manuel alcedo

    queridos amigos festeros, comienzo esta lineas escribiendo que puedo ser de casi todo menos politicamente correcto, y lo que os pido es que antes de hablar os mireis el ombligo, a jose legaz solo le puedo decir que antes de hablar o intentar echar por tierra a escipion y a angel tarifa los deberias conocer primero como personas, a Escipión le conozco menos pero no es intolerante para nada ya despues de tus dotes de hombria y kemar una bandera no te dijese en la cara lo —- que se puede llegar a ser con ciertos años en el lomo, y respecto al 2º te digo desde el conocimiento de 8 años de relacion y amistad que NO TIENES NI IDEA DE LO QUE HABLAS NI DE LO QUE ACUSAS, angel otra cosa puede pero borracho no lo he visto nunca, ni beber mas d 3 copas el dia de la boda de nuestro amigo pencho, y os sirva de reflexion a todo aquel que escribe sobre este tema las fiesta seran grandes cuando cada grupo se dedique a ser grande sin joder al de al lado, y cuando senado y consejo dejen de tocarse las narices mutuamente, se de que hablo, un año de presidencia del grupo me sirvio para ver que hay muchos intereses mas alla de que las fiestas salgan bien.
    atentamente y siempre dispuesto MANUEL ALCEDO VALVERDE.

  9. José Legaz Mellado

    A angel Tarifa,
    Siento haberte ofendido por lo de estado de embriaguez, quizas seas de las pocas personas que va a la batalla sin tomarse tres cervezas o un par de copas, por lo tano me retracto en lo del estado de embriaguez.

    Ahora bien respecto a lo de tu intento de agresión fisica a miembros de mi tropa despues de verbal, no me retracto pues eso sería mentir, debes reconocer que tu estuviste metido en la tangana que se formo en el campo de batalla, entorno a la puerta de la ciudad

    Un saludo.

  10. Acepto tus disculpas, pero no acepto la acusación de intento de agresión, por lo que voy a contar resumidamente lo que pasó a pie de rampa:
    Los Edetanos formábamos en ese lugar. En mi condición de Rey Edecón les di instrucciones muy claras de no caer en provocaciones, mantener la formación y mirar al frente, ignorando los insultos, cánticos ofensivos y demás espectáculos lamentables que junto a nosotros se produjeron. De ello son testigos los regidores de la batalla y las cámaras. Felicité a los Edetanos después por haber cumplido mis indicaciones, cosa que no les resultó fácil, porque no es sencillo aguantar tanto como aguantamos sin pestañear.
    Además de los insultos y cánticos ofensivos, también se dedicaron algunos impresentables a destrozar los muñecos empleados en la muralla, a espadazo limpio, retándonos y llamándonos cobardes. En ese momento me costó contener a los mios, pero son gente responsable que respeta la fiesta y a mi persona.
    De todo esto puedo dar nombres de tropas concretas, y de personas concretas, aquí y a la cara de ellos si hace falta.
    Una vez calmados los ánimos me adelanté unos pasos y recriminé a un personaje importante cartagines su actitud (también está grabado), lo más cerca que estuve de el fueron dos metros y con otras personas entre medias, lo que hace dificil y poco creible lo del “intento de agresión”. Además, nos vimos algún tiempo después y la conversación no tocó el tema y fue de los más cordial.
    Si quieres dime a quién intenté agredir y nos reunimos tu, él y yo para hablar del tema. Veamos que dice el supuesto agredido.
    Lo que sí te reconozco es mi enorme cabreo ante el falso ciego, personaje nefasto, que casi me saca de mis casillas, casi, porque como te repito lo emitió en directo la 7rm y se ve claramente que no pasó nada, más allá de impedirle decididamente que siguiera con su estupidez.
    Lo triste es que no he oido todavía a ningún cartaginés condenar los insultos a Escipión, las exhibiciones de culos que hacéis, lo del ciego (que por cierto debería hacerlo en un acto en el que pase revista Aníbal, a ver que tal le sienta, dudo que lo consienta), lo de la ensaladera a modo de casco, que los magones no hagan caso nunca a los regidores y abandonen en campo de batalla cuando les salga de los mismisimos, etc.
    Los romanos siempre os ofendemos, los cartagineses nunca hacen nada mal.
    Un poco de autocrítica siempre viene bien, os la recomiendo.

  11. Pencho Egea

    Voy a ser lo mas breve posible, no se a que te referirás cuando dices que Angel estuvo metido en una tangana a las puertas de la ciudad, no se donde estarías tu situado pero yo estaba allí y tanto Angel como el resto de la Legion que allí estábamos formados lo único que hicimos fue permanecer impasibles a las provocaciones por parte de los que allí estaban, que por cierto no eran del bando Romano, si a eso lo llamas estar en medio de una tangana si, pero no solo el, el resto también estábamos allí. Que triste es que por cuatro insurrectos que se dedican a hacer el tonto en los actos, al final sean las fiestas las que den la mala imagen. Se debería tener mas mano dura y sancionar, para así, cuando se les toque el bolsillo se lo piensen, por lo que se ve aquí no se entiende de otra forma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *