Cartagena no tiene voz

Es el gran mal de nuestra ciudad. Su problema y su castigo. Sin voz no podemos expresarnos y una ciudad como Cartagena la necesita más que nadie… porque la están ahogando y no nos enteramos. Lo demás es solo una consecuencia de sus silenciosos gritos, de sus desesperados intentos por ser oída, por ser querida, por ser tratada con dignidad.

Es muy grave que se trate con desprecio y desdén nuestro patrimonio, es muy grave que la especulación mande sobre todas las cosas y que los intereses de unos y otros estén por encima del bien común. Es muy grave también que no nos den más que las migajas que a la omnipresente murcia le sobran.

Sí, todo eso es muy grave, pero es más grave que nos quiten la voz, porque así nos anulan, nos dejan sin posibilidad de quejarnos al menos, de patalear, de criticarles… de sentirnos libres para maldecirles por humillar siglo tras siglo a nuestra tierra.

Son la misma gente, los políticos, los que nos quitaron la provincia, los que consintieron con el traslado del obispado, los que deciden, desde la comodidad de sus mansiones en murcia, lo que Cartagena merece y lo que no. Da igual lo que el cartagenero trabaje, da igual su iniciativa, su inventiva, su aportación a la región. Todo da igual, ellos lo tienen todo y, de vez en cuando, nos dan una limosna para anestesiarnos, para que nuestros políticos de poca monta puedan presumir de lo buenos que son ellos y sus jefecillos de la “capital”. Capital de la infamia, del abuso y la desvergüenza.

Y nosotros callamos públicamente, porque no tenemos voz, porque nuestra voz debería ser la prensa cartagenera, pero El Faro, La Opinión, La Verdad, lo único que hacen es bailarle el agua al poder, quien les mantiene y engorda.

Por eso afirmo con rotundidad que Cartagena no tendrá nada, no conseguirá nada mientras no tenga voz propia. Una voz libre, independiente y fiel a sus gentes, su historia y su futuro. Dejemos otras guerras menores, unamos fuerzas y creemos un medio de comunicación fuerte y digno.

Os aseguro que así, y solo así, nos escucharán y temerán. Porque su miedo es perder el poder… y el poder está en la voz y la razón. Solo la idea ya les acojona, os lo digo yo que sé de lo que hablo.

8 Comments

  1. Salvador

    Libertad de expresión para CARTAGENA. Nos tienen se-cues-tra-dos. Necesitamos personas que no pasen por esta vida como un respiro. CARTAGENA NOS NECESITA A TOD@S. Es importantísimo que sepamos la res-pon-sa-bi-li-dad que tenemos con los nuestros. Tenemos que EXIGIR a nuestros POLITICOS que SE MOJEN. Y por supuesto NECESITAMOS un PERIODISMO DE INVESTIGACIÓN y no del HOLA o el PRONTO. Y el que no se moje…., ¡¡al water!! ¡¡¡RESTITUCIÓN DE NUESTRA PROVINCIA CARTHAGINENSA!!! ¡¡Viva Cartagena!!

  2. Román Ruiz

    Se encargaron los poderes fácticos capitalinos de imposibilitar que Sólo Radio o El Faro tuviesen su sede en Cartagena. Asimismo, mantienen con vida a ciertos diarios a base de subvenciones y publicidad institucional sólo a cambio de que realicen, sin rechistar, su función de pregoneros oficiosos del partido en el poder. A mí, personalmente, el caso que más doloroso me resulta es el de La Opinión. Perteneciendo al grupo Prensa Ibérica, dueño de emblemáticas cabeceras de la prensa española como Levante (Valencia), Información (Alicante), El Faro de Vigo o La Nueva España (Asturias), no entiendo como éste no es capaz de desarrollar en nuestra ciudad un proyecto editorial propio y de calidad, como lleva a cabo, por ejemplo, en Manresa y su comarca, con el diario Regió 7. Deberíamos recuperar El Noticiero de Cartagena o La Gaceta de Cartagena.

  3. Antonio García

    PP, PSOE Y EMPRESARIOS MURCIANOS TIENEN MIEDO A LA RESTITUCION DE LA PROVINCIA DE CARTAGENA

    Las razones para la oposición de estos grupos radica en la esencia, génesis, composición y estructuración de las autonomías dentro del marco de la de la Constitución Española.

    Los políticos y los empresarios murcianos saben que si a Cartagena le devuelven la provincia, la provincia de Cartagena se convertiría en PROVINCIA DE ENTIDAD REGIONAL y por tanto, CON DERECHO A CONSTITUIRSE EN COMUNIDAD AUTONOMA. A su vez la provincia de Murcia, podría, si las Cortes no lo remedian, constituirse en provincia limítrofe teniendo dos opciones, o ingresar en la COMUNIDAD AUTONOMA DE CARTAGENA o adherirse a cualquiera de las comunidades autónomas que circundan a la provincia de Murcia, perdiendo los murcianos el derecho a la identidad que ellos niegan a Cartagena, además perderían el control de privilegio económico que ahora mantienen. Con esto quiero decir que a los empresarios murcianos y a su “grey” de consortes se les acabaría el chollo del expolio sistemático y la presión impositiva sobre la zona que quedara libre de la murcianización. Esta y no otra es la razón por la que los partidos y empresarios murcianos NO QUIEREN UNA PROVINCIA DE CARTAGENA.

    http://identidadcarthaginense.blogspot.com/

  4. Antonio G.Molina

    Por qué siempre echáis la culpa a “los murcianos”, identificando con este término a todos los que no se identifican con vuestras aspiraciones o a los que no son “cartageneros” y sin embargo no señaláis o descubrís a “vuestros” políticos que arrasan en las elecciones municipales y regionales y a los poderes económicos y sociales que pasan de los intereses de esta ciudad y de esta reivindicación. En otras regiones y ciudades tachadas de “separatistas” por lo menos se ha conseguido que un sector social importante apoye sus propios intereses, pero qué digo, ¿vosotros no sois o sí sois cantonalistas?
    El planteamiento de los partidarios de la creación o de la denominación de provincia de Cartagena y de su capitalidad en la trimilenaria no dejan de buscar el enemigo fuera, como han hecho muchos políticos a través de la historia.
    No justifico el caciquismo de la ciudad de Murcia incluso llevando a cabo maniobras de si no es para mí, para nadie. Tampoco apruebo las actuaciones de los políticos regionales de admitir o promover la supremacía de una ciudad sobre otra.
    Soy un defensor de esta ciudad, de su historia, de su potencial social, económico, arqueológico y cultural y no me parece oportuno levantar banderines de enganche “antimurcianos” cuando es evidente que no existe en esta ciudad ni en su municipio ni en su área de influencia una conciencia de la “necesidad” de la “nueva provincia” ni de haberla asumido las fuerzas políticas y sociales de esta ciudad mayoritariamente.
    Cuando los políticos y los representantes elegidos de esta ciudad en las diferentes instituciones al menos se impliquen en este proyecto estaremos más cerca de conseguir los logros y el reconocimiento de las aspiraciones y sus importantes valores. Apuntaría algún detalle más, hasta hay algún grupo “antiprovincia de Cartagena” entre nuestros “cachorros nacionales”
    Mientras haya que estar “levantándose” para evitar que se arrase el patrimonio cultural y arqueológico de Cartagena por intereses lucrativos a corto plazo y la mayoría de los representantes políticos obedezcan las consignas de los órganos de gobierno regionales o estatales de los partidos políticos y los votantes en mayoría se presten a apoyar a líderes ajenos o a señalados “anticartageneros” en las instituciones locales, regionales y estatales, Cartagena “delecta est”.

  5. carlos leon roch

    Más importante que tener una voz propia ( todos los cartageneros sabemos lo que queremos) es que nuestra voz se oida más arriba de La Cadena, y eso solo se logra a través de los medios regionales, a los que habrá que alabar, presionar o amenazar. Y el esfuerzon económico- seguramente baldío- de un medio propio se podría emplear en “compR” todos los días una página de los tres periódicos y unos minutos de las emisoras de radio. Me apunto a colaborar

  6. Angel Tarifa

    Estimado Antonio G. Molina, si lees con detenimiento verás que mis quejas y reproches se dirigen directamente contra los políticos (de Cartagena y murcia) y los periódicos supuestamente regionales.
    Coincido contigo en que el victimismo es negativo, pero contar como son las cosas no es victimismo, es realismo. No lloro por llorar, lloro porque llevan siglos atropellando y robando a mi ciudad.
    Aquí se tardan 20 años en poner en valor un tesoro arqueológico como el Teatro Romano; si hubiese aparecido en murcia solo hubiesen tardado tres o cuatro años, a base de inyectarle dinero a saco.
    Eso es así, y todos lo sabemos. Veremos el dineral que se gastan en los restos aparecidos junto a San Esteban.
    La Plataforma por la Biprovincialidad no ha promulgado el antimurcianismo, todo lo contrario, ha pretendido mostrar los beneficios que tener dos provincias aportaría a TODA la Región.
    Las actitudes cantonalistas y de confrontación hace tiempo que son rechazadas por los cartageneros más avanzados en esta cuestión, aunque todavía queda mucho trabajo didáctico por hacer entre el grueso de la población para que este cambio a positivo se entienda.
    Por eso es necesario un medio de comunicación independiente.
    Estamos en ello.

  7. Angel Tarifa

    De eso se trata Carlos, de que nos oigan. Te aseguro que un periódico serio y profesional se leerá más allá del puerto de La Cadena.
    Intentar comprar páginas de los medios actuales para hacernos oir es tirar el dinero, a más de 1.000€ la página hace falta ser Onasis para mantener una campaña con la intensidad suficiente. Además en cuanto empezáramos a ser molestos nos impedirían publicar, habría “órdenes de arriba”.
    Sé lo que digo, he vivido guerras políticas de máxima intensidad en Valencia, trabajando como Jefe de Cierre en el diario Las Provincias. Sé cómo se utiliza el cuarto poder y lo que puede lograrse con él.

  8. Salva González

    La cuestión primera, creo, radica en la política, no en los medios. Cierto es que apenas existe ya periodismo de investigación, quizá a consecuencia de las escasas plantillas que ha dejado la crisis (sé lo que me digo), y que los periódicos, al menos, tan sólo exponen las notas y las explicaciones que los gobernantes ‘venden’ a bombo y platillo (aparece en mi mente el macroproyecto ‘Paramount’). Pero lo que verdaderamente importa es la política, y ésta en Cartagena es inexistente.
    Tenemos un gobierno local que es intocable, también en parte por el trabajo de la oposición en la ciudad. Unos, los socialistas, han cambiado dos veces de portavoz, siendo el primero ‘quitado de enmedio’ por sus ideas demasiado de izquierdas (increíble) y el segundo, incluso, apartado y expulsado del partido. Encima, la portavoz actual tiene que luchar contra viento y marea a que se le permita acudir como cabeza de partido a las próximas elecciones municipales.
    En cuanto a la segunda fuerza de oposición, la más localista, conocido es que al portavoz le queda de tiempo lo que hasta las próximas elecciones. Muestra son los ataques repentinos de okupacionismo del Palacio Consistorial por una batalla que, lamentablemente, está más que perdida sobre la biprovincialidad.
    Teniendo una oposición fuerte, la posición de los medios se debe decantar por alguna línea, pero ahora tan sólo siguen la corriente ‘popular’, que es fácil y siempre aporta alguna campaña publicitaria o algún dinerillo a fondo perdido (que de eso también sé un poquillo).
    ¿Un medio local, de información local, con repercusión regional? -Idílico, pero si quereis os envío mi curriculum vitae!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *