Como destrozar la Cuesta del Batel

Algunos de nuestros ediles municipales, aquellos que no se han visto en otra más gorda y no tienen demasiado preparación para ello, toman algunas extrañas decisiones con las que cabrean a dos: a los vivos y a los muertos.
El “extraordinario” trazado del carril-bici de la Cuesta del Batel es un claro ejemplo de mal gusto y falta de respeto a un magnífico entorno histórico.
Debió pensar el responsable de semejante despropósito que acababa de tener un idea brillante, que solo podía ocurrírsele a él, mente privilegiada en plenitud creativa.
Pues no, estaba usted equivocado… es una idea penosa.

En la foto podemos ver, en verde, el trazado actual; y en naranja el que hubiese hecho yo y cualquiera con dos dedos de frente, que aunque no tengo la excelsa preparación que debe tener el concejal, parece que ando mejor de sentido común. Además está el color del carril, de un horripilante verde fosforito, que pone la guinda al desastre.
De la noche a la mañana nos encontramos, los sufridos cartageneros, con un carril-bici verde chillón, afeando completamente un entorno histórico del siglo XVIII, en el que todo parecía encajar: la piedra de la muralla de Carlos III,  las recientes traviesas de madera del camino, la explanada de hierba; que conformaban un conjunto armónico, elegante y atractivo.
Pero de pronto, como la travesura de un niño pequeño cuando, sin que sus padres le vean, coge un boli y hace un pintarrajo, un concejal agarró un rotulador gordo y nos jodió el cuadro que nuestros abuelos habían pintado con tanto esmero.
Y ya no entro en los “daños colaterales”, como el trastorno que produce a los festeros a la hora de hacer allí la batalla, las horrorosas fotos que ahora salen desde lo alto de la muralla, el riesgo para los ciclistas si se acercan demasiado al alto bordillo del carril, que se convierte también en un obstáculo para personas mayores y de movilidad limitada.
Por favor, señores políticos, un poco más de respeto a Cartagena y a los cartageneros que, son los que les permiten estar ahí, en un puesto de trabajo en el que por mucha crisis que haya… nunca despiden a nadie, en política no hay “ERE”.
Para eso estamos los pobres mortales para sufrir las crisis y las estupideces de los que nos gobiernan.

 

5 Comments

  1. anea

    No considero que para cada cosa que hagan los distintos concejales de la Ciudad, tengan que andar consultando, faltaría más pero en este caso dudo que a quien competa diseñar y ejecutar el susodicho carril-bici de la Cuesta haya encontrado una sola voz a favor de su trazado. Como es de sabios rectificar, a ver si nos lo encontramos cualquier día de la noche a la mañana en su sitio.

  2. juanfra

    sí, desde luego se lucieron con el carril bici, tanto ese como el del muelle de Alfonso XII. ¿Algún colectivo se habrá dirigido al Exmo. Ayuntamiento o a la Exma. Sra. Alcaldesa para efectuar una queja o como ahora somos una ciudad moderna, con carril bici y momumento a las víctimas de ETA o del terrorismo ya no interesa hacer crítica? Yo creo que si las cosas se hacen mal, aún teniendo buena fe, la cosa está mal hecha, como el carri bici y la escultura del muelle, como diría nuestro querido paisano en el Congreso de los Diputados,no sé si Exmo o no, me importa un huevo, MANDA GÜEVOS.

  3. David Alonso

    Han aprovechado una sendilla por la que los alumnos andaban hacia el campus, se puede ver en el google earth, y han puesto el carril bici encima. ¡¡La idea es genial!!, a eso se le llama ser inteligente y pensar mucho. Aparte de todo lo comentado en el blog, es que se sigue usando para andar, con lo cual es más peatonal que de bicis y es un auténtico peligro. Patético.

  4. Azucena Jimenez Ruiz

    Totalmente de acuerdo. En cuanto lo vi pense que se habian equivocado de trazado, y pense que el bueno seria el que sorprendentemente hoy he descubierto en este blog. Parece de “guevo”, pero o no es tan obvio o el concejaliico es mas tontin de lo que creiamos.¿Mira que si el esta dentro de la media y somos nosotros los que estamos por encima??

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *