Todos somos festeros a medias

Sí, así es, no me he vuelto loco. Todos y cada uno de nosotros no somos más que festeros a medias. Solo podemos participar en la creación, desarrollo y crecimiento de media fiesta: la romana o la cartaginesa. Las dos son hijas nuestras, pero no podemos criar y educar a las dos, debemos elegir una sola a pesar de haberles dado la vida. Cartagineses y Romanos son un matrimonio divorciado que se ha repartido a sus dos vástagos en salomónica decisión.

Yo soy romano y desde que nació la Federación de Fiestas (en cuya creación participé activa e ilusionadamente, aunque ahora empiece a cuestionarme si fue un error), la división entre los dos “bandos” ha crecido hasta rozar la sinrazón.
Pondré un ejemplo. Imaginemos que los romanos decidimos hacer un circo romano siguiendo “nuevas tendencias creativas” y lo diseñamos como un espectáculo basado en proyecciones audiovisuales, juegos de cortinas de agua y láser, acompañado de música electrónica, en un ingenioso y moderno juego de alegorías romanas. Una excentricidad sin sentido en unas fiestas de recreación histórica, pensaréis, con toda la razón.
Bien, pues tú, amigo festero cartaginés… te lo tendrás que tragar por mucho que te parezca un disparate. Y el visitante, turista o cartagenero que presencie el circo y salga aterrado por el “destrozo” presenciado, no solo se llevará una pésima impresión de los romanos, sino de las Fiestas de Cartagineses y Romanos en general. Porque el espectador está viendo un acto de las fiestas, no sabe quién lo organiza internamente. Es más, es probable que tú, amigo cartaginés, hayas aprovechado que es día romano para llevar a amigos y familiares al circo, para que vean que fiestas más maravillosas hay en Cartagena, pero los romanos te lo habremos tirado todo por tierra.
¿Porque aceptamos esta situación? ¿Porqué te conformas con ser medio festero solamente?.
Yo no me conformo. Quiero ayudar a que los actos cartagineses sean aún mejores. Y quiero que los cartagineses nos ayuden a los romanos a superarnos, que compartamos experiencias y conocimientos para ofrecer la mejor fiesta posible.
La estructura organizativa yo la veo, resumidamente, así:

  • Federación es el “Conseguidor”, administra los recursos económicos y consigue las infraestructuras y permisos necesarios para hacer posible lo que las comisiones de trabajo deciden.
  • Comisiones, formadas por cartagineses y romanos conjuntamente, proyectan los actos, desfiles, etc., para que sean los mejores independientemente del bando al que pertenezcan. No manejan dinero, solo historia y fiesta.

Para conseguirlo solo necesitamos olvidarnos de nuestros propios egos, mirar por el bien colectivo y sentarnos a hablar de ello, seguro que esta idea inicial la mejoraríamos mucho entre todos.


2 Comments

  1. Como dices tu, la fiesta de Carteginesis y romanos, siempre tendrá una participación especial por alguno de los dos, a mi me gusta el espectáculo, sea cualquiera de los dos, si esta bien representado, fantástico, neutral es lo mejor. Este año 2009, se viene una mejor, así que esperemos que todo salga espectacular como siempre. Saludos

  2. Azucena Jimenez

    Estoy de acuerdo contigo Ángel, de hecho esta división es lo que hace que la batalla sean dos cosas distintas, para los Romanos pretende ser un acto solemne de lucimiento, y la preparan con entusiasmo, sin embargo, para los cartagineses carece de esa importancia porque “total, es un acto romano” asique sale lo que sale. Aunque también es cierto que hay actos como el encendido y el apagado que se organizan conjuntamente y tampoco tenemos derecho a que nuestra opinión se tenga en cuenta, y nos tenemos que conformar con lo que se haga. Creo que una buena forma de que el festero participe es que se habrá justo después de fiestas una encuesta y aquello que salga peor parado plantear el cambio, e incluso considerar la posibilidad de abrir un concurso de ideas, que cada uno escriba su idea y la exponga en federación. Al final, o elegir una. O plantear un debate_lluvia de ideas y tomar las ideas del festero que a veces son buenas, habrá de todo, habrá malas malísimas e ideas brillantes. Además, a todos nos gusta ver que nuestra idea ha triunfado y se lleva a cabo (el problema es que no todos aceptamos que nuestra idea parezca mal y se quede en el tintero, así sin razón)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *